Aysen.- Con la intención de terminar la sobreventa de pasajes, el diputado Miguel Ángel Calisto presentó un proyecto de ley que eleva sustancialmente las sanciones a las empresas que realicen esta práctica, estableciendo incluso la cancelación de las licencias comerciales de las mismas en caso de su reiteración.

El proyecto incorpora un artículo único al Código Aeronáutico, donde se especifica que la aerolínea que realice sobreventa de pasajes, será sancionada por la Dirección de Aeronáutica Civil con una multa equivalente a quinientos ingresos mínimos mensuales en el caso de la primera infracción, la suspensión de los permisos o licencias pertinentes por tres años en el caso de reiteración y la cancelación definitiva de los permisos o licencias correspondientes en el caso que la entidad comercial realice una tercera contravención a la norma.

Según el diputado Miguel Ángel Calisto, “hemos visto un abuso constante por parte de las líneas aéreas. Antes lo dijimos respecto a las cancelaciones de vuelos, donde exigimos con un proyecto la compensación por parte de las empresas. Ahora planteamos este tema que afecta a mucha gente, porque las líneas aéreas ocupan un pasaje que ya está pagado por una persona y se lo venden a última hora a otra persona”.

“Para nosotros esto es inmoral, porque a los únicos que beneficia es a las aerolíneas, dejando en desventaja a los consumidores. Si una persona saca un pasaje económico y pierde el vuelo, no tiene ninguna opción de optar a otro vuelo, a no ser que compre un nuevo pasaje. En cambio, la empresa puede vender ese cupo. Es un negocio redondo para las aerolíneas”, declaró.

El legislador afirmó que “la ley que hoy existe es bastante débil, incluso complaciente con las líneas aéreas. Ocurre con las cancelaciones de vuelo, con la sobreventa de pasajes. La gente finalmente termina alegándole a una página web o un call center, donde no obtiene ninguna solución. La legislación entrega todos los beneficios a las líneas aéreas”.

Finalmente, el diputado Calisto señaló que “lo que nosotros buscamos aquí es equiparar la cancha, es decir, que no se incurra en abusos, en situaciones injustas. La gente de la zona central lo vive en los veranos en los aeropuertos, pero los habitantes de Aysén o Magallanes lo viven en el día a día, porque es la única forma que tienen para salir de sus regiones”.