Se trata de una atención personalizada, la cual en los próximos días comenzará a operar como un plan piloto que se aplicará en la ciudad de Coyhaique.
Coyhaique.- El General José Riquelme Herrera, Jefe de la XI Zona de Carabineros Aysén, sostuvo una reunión de trabajo junto al personal de dotación de la Subcomisaría de Fuerzas Especiales, Unidad especializada que juega un rol fundamental en la prevención del delito en el centro cívico de la ciudad de Coyhaique, con la finalidad de instruir a los carabineros y detallar la implementación -en los próximos días- de una modalidad de trabajo denominada “burglary” (robo), la cual entrará en marcha -a modo de plan piloto- con la finalidad de enfrentar la ocurrencia de este tipo de delitos en la capital regional.
“Estamos apostando a una mejora importante en la calidad del servicio. Hemos visualizado la existencia de una buena evaluación del servicio que están realizando, de la relación que mantienen con la Cámara de Comercio y comerciantes. Queremos -con este tipo de servicios focalizados y diferenciados- llegar a atender y mejorar la percepción de seguridad de las personas en los barrios más vulnerables, específicamente donde hay consumo de alcohol, lesiones y violencia intrafamiliar”, detalló el Jefe de Zona.
El Oficial General en la reunión de trabajo sostenida con el personal de Fuerzas Especiales, lideró una exposición detalladas sobre una metodología de trabajo denominada “burglary”, la cual en los próximos días comenzará a operar en Coyhaique.
“El burglary, es una metodología que se utiliza en Inglaterra, que permite estudiar los lugares donde ocurren delitos. Acá estamos enfocados en el robo en lugar habitado y no habitado (…) por lo tanto -a través de este sistema- vamos a ir con una pauta de trabajo, vamos a trabajar con los vecinos para poder hacer sugerencias respecto al reforzamiento de medidas de seguridad, que muchas veces por la rutina y exceso de confianza facilitan la comisión de delitos”, expresó el General Riquelme.
Son muchos quienes cada mañana dejan sus domicilios para concurrir a su jornada laboral, no obstante, al regresar –en determinados casos- se encuentran con la desagradable sorpresa que han sido víctimas de robo, situación que en ocasiones impide realizar una adecuada focalización del delito.

Trabajo 1×6
A través de esta modelo de trabajo, Carabineros concurrirá a aquellos domicilios que han sido victimizados, donde se desarrollará una trabajo durante una hora aproximadamente, en la cual se entregarán las recomendaciones respectivas.
“Se trata de un trabajo que hemos denominado 1×6, es decir, una casa victimizada por un robo en lugar habitado y vamos a actuar sobre la percepción de seguridad de los seis vecinos de ese domicilio, lo mismo vamos a realizar respecto del robo en lugar no habitado”, añadió el General José Riquelme.
A través de lo anterior se busca atacar de manera personalizada la sensación de seguridad, junto con levantar información importante para poder hacer una persecución penal inteligente, destacó el Jefe de la XI Zona de Carabineros Aysén.