La iniciativa, que nace de la alianza entre los sectores de salud y educación en trabajo conjunto con la comunidad educativa de escuelas y liceos, pretende alertar de situaciones de riesgo suicida entre los estudiantes. Todo con enfoque preventivo en resguardo de la salud de los jóvenes.
Puerto Aysen.- En una amigable conversación entre autoridades, docentes y estudiantes miembros del Consejo Consultivo de Jóvenes del Liceo Politécnico A1 de Puerto Aysén se lanzó en la región el “Manual con Recomendaciones para la Prevención de la Conducta Suicida en Establecimientos Educacionales”, instancia elaborada por los sectores de educación y salud y que sirve de guía para enfrentar, con pasos protocolizados, la detección de señales de alerta y situaciones de riesgo en torno al suicidio.
“ La idea es tratar de abordar una de las problemáticas más importantes y más críticas que tenemos a nivel país que tiene que ver con el suicidio en los adolescentes, principalmente porque constituye hoy la segunda causa de muerte de jóvenes entre 10 y 19 años, y nuestra región no ha sido la excepción. No olvidemos que los establecimientos educacionales son el segundo lugar de cada uno de los estudiantes, es junto a los profesores con quienes interactúan los jóvenes y es el lugar donde los pasan sus penas, algrías, frustraciones. Es donde contamos nuestro problemas”, destacó la Seremi de Salud Alejandra Valdebenito en torno a un improvisado conversatorio que se generó en el Liceo Politécnico de Puerto Aysén.
Por su parte Sergio Becerra, Seremi de Educación, valoró esta instancia y destacó que “ este manual es muy interesante porque es la primera vez que nuestro sector cuenta con esta herramienta de prevención en este tema. Esto es más que Puerto Aysén, este es un tema país que nos interesa difundir y hacer la bajada a todos los establecimientos de la región “, destacó la autoridad sectorial.
Marla Gallardo, estudiante de tercero medio y miembro del Consejo Consultivo de Jóvenes del Liceo Politécnico A1 valoró esta nueva herramienta preventiva y comentó que “desde nuestro punto de vista como estudiantes podemos decir que se nos va a hacer bastante gratificante poder ver cómo alumnos de nuestro liceo hablen de sus problemas y poder sentirse un poco más aceptables consigo mismo al poder descargar sus temas que le afligen con un psicólogo en temas de salud mental, porque tienen el apoyo de alguien que les va a estar diciendo: “vamos tu puedes salir de este problema””, comentó la estudiante.

Esta guía propone comprender que el problema del suicidio no es un fenómeno aislado en los estudiantes, sino que es el resultado de diferentes factores que se interrelacionan, promueve como punto de partida la existencia de un clima escolar protector, el bienestar psicosocial, entrega información real y clara sobre la conducta suicida, enseña a toda la comunidad educativa a reconocer señales de alerta de conducta suicida y saber dónde buscar ayuda, además de definir protocolos de acción seguros y oportunos.
Generando un espacio de seguridad y privacidad, a través de preguntas estandarizadas, esta guía podrá determinar si el estudiante presenta un riesgo leve, medio o alto. Para todos los casos, se entregan recomendaciones sobre cómo informar a la familia y realizar seguimiento al estudiante. En el caso de detectarse riesgo medio o alto se activa la derivación a la red de salud, la cual debe responder dentro de la semana para el primer caso y dentro del día para los casos de alto riesgo.