El pasado miércoles 11 de septiembre de 2019, la Sala de la Cámara de Diputados despachó el proyecto de ley que modifica la Ley de Bases de los Procedimientos Administrativos. De esta forma, resta su promulgación.
Valparaiso.- Según estimaciones del propio Gobierno, un ciudadano realiza 8 trámites promedio durante un año con el gobierno central y, se estima que este número se puede duplicar si se consideran todos los servicios del Estado. En efecto, cada uno de aquellos trámites tiene una duración media de 2,2 horas, es decir, una persona gasta por lo menos 16 horas al año sólo en trámites.
En consecuencia, el proyecto recién aprobado propone que los procedimientos administrativos se expresen a través de medios electrónicos, y junto con ello, se deje constancia en un expediente de la misma naturaleza logrando con ello mayor efectividad en la gestión pública, y así conseguir un Estado que sea más ágil, más innovador y más efectivo para cumplir su función de servir al bien común, sin perjuicio que se permitirá el soporte en papel en casos excepcionales.
Asimismo, propone el establecimiento de una plataforma electrónica para el ingreso de solicitudes, formularios y otros documentos, permitiendo así su seguimiento por parte del usuario. Por otra parte, se avanza en materia de notificaciones en los procedimientos administrativos, las cuales deberán materializarse a través de medios electrónicos. También se avanza en relación al derecho de las personas de no presentar documentos electrónicos que ya se encuentren en poder de la Administración del Estado, estableciendo así, un deber de los órganos de la administración de relacionarse entre sí.
Adicionalmente, reconoce la validez de los documentos digitalizados, moderniza el Registro Civil y reconoce la gradualidad en la aplicación de la ley. Lo anterior, no podrá extenderse más allá de 5 años, contado desde la publicación de la ley.
Finalmente, vale la pena mencionar, que dicha ley tendrá un fuerte impacto en materias tan cotidianas como lo es tramitar una licencia médica en el COMPIN de manera digital. Lo anterior, incide directamente en un ahorro de tiempo para las personas como en un ahorro en papel.