Chofer de bus de Melinka da a conocer su versión tras hecho donde menor estuvo 5 horas al interior del móvil

920

A raíz del hecho, donde una menor de 7 años, habría permanecido por más de 5 horas, luego de ser retirada del colegio por un bus contratado por el Municipio de Guaitecas, para ser trasladada junto a otros estudiantes desde Melinka a Repollal. El chofer y propietario de este móvil, Erwin Cortes, dio su versión de lo sucedido y explicó.
Melinka.- “Abordo a los niños que van a Repollal desde la escuela de Melinka, a las cinco de la tarde para ser exacto. En ese momento uno de los auxiliares que normalmente acompaña al chofer del bus municipal, me señaló que tenía viaje en la barcaza a las siete de la tarde, entonces, el viaje a Repollal dura alrededor de una hora y no tenía nada de tiempo, porque venía saliendo del trabajo y el hombre me preguntó si habría algún problema si yo no fuera. Yo le dije a mi me contrataron para hacer el viaje y eso es lo que tengo que hacer, entonces, no creo que haya problema”.
Erwin Cortes, añadió que en su calidad de chofer, su preocupación es la seguridad de las personas en este caso los niños y que al concluir el recorrido no se dio cuenta que una de las estudiantes se había quedado dormida.
“Subieron varios niños, no tengo idea, yo jamás cuento los niños que suben o que bajan, puesto que ese no es mi trabajo. Lo que hago yo es transportarlos, a mí en ninguno de los dos viajes o servicios me informan cuantos niños van, cuántos niños se retiran. Lo que hago yo, es lo que hace un conductor, llevar la seguridad al interior de un vehículo, ver que los niños no saquen la cabeza por la ventana, ect. Entonces, como era mi segunda vuelta consecutiva en el día, yo subí a un montón de niños que repartí de camino y ellos me iban diciendo, porque como no es mi ruta, no la conozco, no sabía en qué casa había que parar o no, me iban diciendo tío en la próxima, en la próxima. Se produjo una última parada en Repollal Alto y resulta que la niña se quedó dormida, yo abrí mi puerta lateral, mire para adentro y la niña no estaba, no la vi, no me acorde de ella. Eso fue lo que lo que sucedió, lo que ocurrió es que yo la olvidé, por eso no la fui a dejar a su casa”.
El chofer del bus de Melinka, asegura que realizó diversas tramites cuando regresó de Repollal y siempre con el motor del vehículo encendido y la calefacción funcionando, pero en ningún momento la estudiante le hablo o él se dio cuenta que la pequeña estuviera en el bus. Fue recién alrededor de las diez y media de la noche cuando un profesor del liceo de Melinka lo ubicó, “como a las diez y media aparece una persona, que es, don Jaime Mera, profesor de la escuela, fue Concejal y me dice, oye me llaman de Repollal, desde la escuela de Repollal y me dicen que la niña no llegó a su casa… Y yo recuerdo que si subí a la niña y no recuerdo haberla bajado. Por supuesto me asusté, yo tengo hijos y habían pasado cuatro horas de que la niña debía haber llegado a su casa, en cuatro horas nadie me había preguntado nada. Nos dijimos, ¿la niña no estará en el furgón?, fuimos a abrir la puerta y estaba la niña parada detrás de la puerta, con cara de recién despertada, sin haberse sacada la mochila”.
Posteriormente, la niña solicitó baño, pasó a la vivienda del chofer del bus, lugar donde le dieron un vaso jugo, posteriormente la subieron a un taxi de propiedad del mismo chofer, quien junto a su esposa se dirigieron hacia Repollal. “Esto fue un accidente, seguramente si uno pregunta, va a encontrar a muchas personas que se han quedado dormidas en la micro. Lo que pasa es que, acá la mamá se vio asustada y es comprensible, yo tengo tres hijos y una vez se me perdió uno en Villarrica media hora, me puso a hablar por teléfono y se metió a un supermercado y me volví loco. Y la niña estuvo perdida cuatro horas y media”.
Edwin Cortes, cree que la niña se habría quedado dormida en el bus, por la medicación que se le habría suministrado, “una menor que, al día siguiente me entero que tiene una medicación importante, puesto que esta diagnosticada con retraso mental y me entero que estaba tomando medicamentos y eso explica el pesado sueño que ella tuvo, por eso es que ella no tuvo reacción para levantarse”.
Según el chofer de Melinka, este tipo de situaciones son normales, es habitual que ocurran en cualquier lugar del país y considera que no es noticia el que una menor de 7 años, haya quedado olvidada como el mismo lo indicó, por varias horas al interior del bus.
Cabe señalar que, los antecedentes de este caso fueron puestos en conocimiento de la Superintendencia de Educación, a través de una denuncia hecha por la madre de la pequeña y el Departamento de Educación Municipal de Guaitecas ha instruido un sumario para determinar responsabilidad en los hechos.

Compartir