Aysen.- Con la visita a la planta de limpieza de redes de salmonicultura de la empresa Vargas y Vargas en el kilómetro 10 de la ruta Aysén-Puerto Chacabuco, el seremi de Economía y Turismo, Carlos Pacheco Toledo, inició el proceso de validación de las Pyme que participan en el “Acuerdo de Producción Limpia (APL) Sector Talleres de Redes de Salmonicultura de la Región de Aysén”.

Se trata de la primera inspección que realiza el organismo público a las instalaciones de un total de tres empresas adheridas al APL, para verificar en terreno el grado de cumplimiento de las metas y acciones comprometidas. Actualmente, las empresas se encuentran en la última etapa de ejecución del APL, Evaluación de Conformidad y Evaluación de Impacto, en la que los servicios públicos competentes constatan los resultados de acuerdo a los informes de auditoría final.

El APL es liderado por la Asociación Gremial de Talleres de Redes de Aysén (ATRA) y la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático y ha contado con la participación de la Intendencia Regional, Corfo y las Seremi de Economía, Medio Ambiente y Salud, beneficiando al 80% de las empresas del rubro en esta región, mediante la incorporación de medidas y tecnologías de producción limpia que permiten mitigar los impactos ambientales de la actividad y fortalecer su estrategia de competitividad.

En la oportunidad, el seremi de Economía, Carlos Pacheco Toledo, destacó la importancia del sector pesquero en la región, con 20 mil kilómetros de borde costero y cuatro mil islas, más de tres mil pescadores artesanales, casi 800 centros de acuicultura y 21 plantas pesqueras.

“Nuestra actividad económica regional se centra en gran parte en el maritorio. Dentro de él tenemos la pesca blanca, que es la que desarrollan todos los pescadores artesanales más la industria, pero también tenemos la acuicultura y, en particular la salmonicultura y, cuando hablamos de tierra es cuando llega el producto para que sea faenado, donde también hay mucha gente que participa en esta actividad”, destacó el secretario regional ministerial.

Desde la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, su director ejecutivo, Giovanni Calderón, explicó que “el costo total del proyecto ascendió a más de 13 millones, mediante el cual son tres las empresas que van camino a la certificación en Producción Limpia con importantes logros, tales como la implementación de planes de manejo de residuos sólidos y de control de olores, el diseño de una política ambiental integral para el mejoramiento continuo en medioambiente, calidad, seguridad ocupacional y bioseguridad así como la generación de una guía para reportes de indicadores de sustentabilidad”.

Vargas y Vargas es una mediana empresa prestadora de servicios de la industria del salmón, ubicada en el kilómetro 10 de la ruta Aysén-Chacabuco, que desarrolla faenas de cabotaje, carga y descarga, buceo, lavado de redes y peces, robótica submarina, confecciones y mantenciones de redes, con una dotación de personal que oscila entre 80 y 150 personas según requerimientos de temporada.

Engelbert Flores, gerente de la planta de redes, aseguró que desde hace varios años están preocupados de elevar los estándares para mejorar la eficiencia de la empresa. “Nosotros venimos trabajando desde el año 2008 y ahora lo que estamos haciendo es recertificar el Acuerdo de Producción Limpia. Esperamos que el impacto, se oriente básicamente a mejorar las sinergias que tenemos con nuestros vecinos, para trabajar con más armonía con nuestro entorno y mejorar la imagen para nuestros clientes”, puntualizó Flores.

Carlos Pacheco destacó finalmente la proactividad de las empresas regionales por incorporar la sostenibilidad dentro de su enfoque y procesos productivos.