“No me arrepiento ningún minuto de mi vida haber tomado la decisión de que Maxi asista al jardín, porque es aquí donde nosotros pudimos darnos cuenta que algo pasaba con Maxi. Tal vez estando en casa no me habría dado cuenta, habría pasado por un típico niño mañoso e inquieto, esa habría sido la visión de cualquier persona que está ajena a esto”. Este fue parte del emotivo testimonio de Vanesa Valdés, mamá de Maximiliano, párvulo con Trastorno Espectro Autista (TEA), que asiste al jardín infantil “Mi Pequeña Estancia”, durante la actividad del Día Mundial del Autismo, celebrado por JUNJI, el 2 de abril, en el jardín infantil donde asiste Maximiliano.

El evento que buscó ser un aporte en la concienciación del autismo, contó con la asistencia de familias del establecimiento, el seremi de Educación, Sergio Becerra, la seremi de Desarrollo Social, Dominique Brautigam, la directora regional de la JUNJI, Andrea Jorquera, el director de Senadis, Marcelo Jélvez, la directora(s) de Injuv, Silvia Leiva y representantes de diversas organizaciones.

En JUNJI, gracias a recursos de Senadis, existe una dupla de profesionales que atiende en los jardines infantiles a los niños y niñas con Necesidades Educativas Especiales (NEE). Las profesionales realizan un tremendo trabajo de diagnóstico y asesoría al personal de los establecimientos de la JUNJI, quienes entregan atención desde el corazón de la inclusión.
Como educadora de párvulos, la directora regional de la JUNJI, Andrea Jorquera destacó el trabajo del personal en esta materia: “Hace 20 años atrás comencé en una sala de la Florida, y tenía dos niños con autismo. Contarles que ellos no estaban diagnosticados, los diagnósticos ahora son mucho más certeros, y son en la primera infancia. Esa experiencia fue un desafío gigantesco, y puedo decir que tuve mucha capacitación al respecto, pero mi experiencia es lo que más me enseñó. Por eso yo le digo al personal que cuando uno vive la inclusión, es capaz de lograrlo todo”.

El trabajo de inclusión que se realiza en los jardines JUNJI con respecto a los niños y niñas con TEA ha mejorado la vida de cientos de párvulos que no habrían logrado el desarrollo que hoy tienen, si no hubieran pasado por el jardín infantil. Sin embargo, entre todos los actores involucrados existe consenso que es necesario mayor capacitación a los equipos educativos, para lograr una mejor calidad educativa.

En este sentido el seremi de Educación, Sergio Becerra, anunció una muy buena noticia que fue agradecida por todos los asistentes: “Nosotros cuando hablamos de inclusión como Ministerio de Educación, resaltamos que la educación tiene que llegar a todos por igual, sin distinción alguna. La misión que el Presidente de la República nos ha dado a todos los ministerios, es estar cercanos a la gente y sus necesidades y no queremos que esto sea un eslogan, sino que se vea de forma concreta. Este año están contempladas capacitaciones a profesionales de los establecimientos en materia de inclusión, que les permitan entregar una educación de calidad.

El hijo de Claudia Bilbao, el año pasado asistió al jardín infantil “Martín Pescador” y al respecto ella expresó: “JUNJI está muy bien encaminado en temas de inclusión porque los jardines prácticamente no tiene lugares de riesgo para ellos, además que en JUNJI existe una política de permitir llevar una alimentación especial. Son además jardines abiertos, donde los padres podemos ir a ver a nuestros hijos”.

Claudia, terminó su testimonio con un fuerte llamado a la inclusión: “Los padres de los niños con autismo sufren muchísimo, porque no saben si sus hijos van a hablar o cuándo lo harán, no saben si van a poder ser autónomos, entonces entregarles una preocupación más y hacerlos sentir que sus hijos no son aceptados, realmente es una angustia que no tiene descripción, por eso agradezco enormemente todo el apoyo recibido”