Una serie de acciones de estrategias de control y fiscalización ha estado desarrollando el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura en la región de Aysén junto a Carabineros, con la intensión de resguardar el periodo de veda de las especies hidrobiológicas que son de interés para la pesca recreativa, como la trucha fario, trucha arcoíris y salmones.

La normativa legal vigente para regular la pesca recreativa en Chile, es la Ley N° 20.256. En este cuerpo legal se establecen las medidas de conservación de los peces objetivo de la pesca recreativa, tales como: límites diarios de captura por pescador, talla o peso máximo permitido en la captura, prohibición de captura en áreas vulnerables, establecimiento del método de pesca con devolución, periodo de veda, etc.

Allí también se detallan los organismos encargados de fiscalizar la ley, por lo que Sernapesca y Carabineros de Aysén, realizan una cooperación institucional que les permita abarcar el amplio territorio de la Patagonia, y que durante este periodo de veda (mayo a octubre) se focaliza en los lugares de desove de las especies.

La comunidad, en general, practica pesca recreativa y los lodges especializados que operan en la región reciben pescadores provenientes de todo el país y así mismo, pescadores  extranjeros de Alemania, Argentina, Brasil, Canadá, España, Estados Unidos, Francia, y muchos otros. En efecto, la pesca recreativa es un polo de desarrollo para la región Aysén, directamente asociada por la riqueza de cuerpos y cursos de agua en aguas prístinas (la más rica en aguas dulces de Chile con un 31% del caudal nacional),  que entregan un hábitat especial para las especies salmonideas.

Rodrigo Balladares, Director Regional (s) de Sernapesca Aysén, señaló que “por ello, es de suma importancia cuidar los procesos asociados a la veda biológica, que permitan mantener esta actividad en el tiempo, sumando la corresponsabilidad de los usuarios. Esto significa, denunciar la pesca furtiva a Sernapesca o Carabineros, proporcionar información detallada de la ubicación, considerando la enorme extensión geográfica del territorio regional”.

En este trabajo colaborativo, los organismos fiscalizadores se ha reunido con la Asociación Gremial de Guías de Pesca de la Patagonia, quienes también se han comprometido al cuidado del medio ambiente y de los recursos hidrobiológicos, en un  marco de acción permanente para evitar la pesca furtiva, y poder dar sustentabilidad a la pesca recreativa que genera enorme impacto turístico y económico en Aysén.