Una completa jornada de Educación Artística se vivió este viernes en el Centro Cultural Coyhaique, donde confluyeron participantes de los tres programas del área de la Seremi de CULTURAS Aysen: Cecrea, Acciona y de Desarrollo Artístico.

Más de 200 niños y niñas de establecimientos de Puerto Aysén y Coyhaique participaron junto a sus comunidades educativas en los laboratorios creativos de Artesanía, Rap Endémico, Audiovisual, Ciencias, Décimas y Arte Circense. Paralelamente, agentes artísticos y educativos de todo el territorio, dieron a conocer los balances y resultados de sus experiencias en diversas localidades, en la Mesa Regional de Educación Artística.

El seremi de Culturas Aysén, Felipe Quiroz, manifestó su alegría por este reencuentro que coincide con la reactivación del sector cultural tras la larga pandemia del Covid-19: “Es muy emocionante ver cómo el Centro Cultural de Coyhaique se llena de vida a través de nuestros laboratorios de educación artística y el interés que han demostrado los integrantes de la Mesa Regional en conocer las distintas experiencias que se han desplegado por las comunas de la región de Aysén. Estoy va en la línea ministerial de poner al arte y a la educación en una línea de trabajo creciente y permanente”.

Nataly Oyarzún desarrolló sus laboratorios de Arte Circense en Cochrane, Y para ella ha sido bastante significativa porque pareciera que no hay instancias, pero si las hay, y hay mucha apertura hacia ellas. Si bien Cochrane está en la parte sur austral de la región, el entrar a un espacio escolar permite que esta ventana se transforme en un portón gigante para muchas posibilidades”.

El músico Rolando Formón sorprendió a niñas y niños con su Laboratorio de Rap Endémico en Chile Chico: “siento que se tiene que seguir haciendo siempre porque ha sido un desafío enfrentar el centralismo que siempre golpe a las localidades más aisladas como Chile Chico. Es supernecesario que el arte llegue a todos los rincones de la Patagonia y del mundo en general. Los niños son una máquina de creación infinita y aprendo mucho con ellos”.

Kiara Janay, estudiante del la Escuela Altamira participó en el Laboratorio de Artes Circenses. Oriunda de Colombia, pudo compartir, jugar y aprender: “Súper, son muy creativos los juegos, uno se divierte, aprende cosas sobre las tribus, todo chévere o bacán, como dicen acá”.