El Festival de Danza y Artes Escénicas contemporáneas de la Patagonia llevado a cabo en su segunda versión el pasado mes de febrero, en Coyhaique, Puerto Tranquilo y Mañihuales; intenta buscar y dar cuenta de las actuales tendencias e investigaciones en torno a la danza, con el fin de fortalecer la formación, investigación y proyección de la región de Aysén como polo de desarrollo cultural y artístico.

Aysen.- Desde sus comienzo en el año 2019 el FEDAC se ha desarrollado como una instancia reflexiva, cuyas actividades abren espacios y conectan a la comunidad con sus lugares y memorias, con el objetivo así de descentralizar y democratizar el acceso a la cultura y específicamente a la danza y artes escénicas.

“Cuerpos en la inmensidad”, fue el nombre de la segunda versión que se enmarcó en la conexión, la territorialidad, la memoria, la naturaleza y la conexión con el territorio, y el trabajo con el cuerpo que es precisamente un camino, un conducto directo a la memoria de los territorios.

Según el equipo de FEDAC, la región de Aysén cuenta con una profunda memoria que está en todos lados, en el paisaje, su gente, en la comunidad, vecinos, costumbres, tradiciones; en una identidad regional marcada, que aun se conserva y que esto no ocurre en otros lugares del país.

Karem Reyes, Directora del certamen cuenta que la región tiene la suerte de contar todavía con los primeros habitantes, o sus hijos/as, lo cual ayuda mucho y conecta directamente con la ancestralidad. “La memoria todavía se mantiene viva y la danza es una forma, una de las tantas formas que existen, como la artesanía, los relatos, el teatro, la pintura, vinculadas directamente con la magestuosa naturaleza”.

Rodrigo Alarcón, productor general y encargado de contenidos de FEDAC, pone hincapié que el cuerpo se expande, ese silencio, tranquilidad y esa memoria marca los tiempos, permitiendo que impulse a la contemplación que bien demuestra la danza. En las grandes ciudades en cambio, se puede observar que el ritmo controla al cuerpo y eso habla de la filosofía de la danza sobretodo en la vida actual y como los espacios, los territorios producen las corporalidades que determinan o condicionan. “Entonces hay cuerpos urbanos, que tienen una velocidad y eso en la Patagonia ocurre de otra manera y eso es lo interesante. La región de Aysén permite que el cuerpo pulse y se exprese de otra manera”.

Según Rodrigo, Aysén es una memoria natural por si sola, con las huellas, las pocas señales de la intervención humana. “La naturaleza nos muestra ese registro, esa memoria que está inscrita en el territorio en términos físicos y de la poética del cuerpo en relación al territorio que desde la memoria aquí surge por medio del cuerpo. La danza y el trabajo corporal es precisamente un camino, un conducto directo a la memoria de los territorios que están y que se inscriben en los cuerpos”, da a conocer el productor

Acceso a la danza como un derecho

La idea central de este certamen es poder acercar las distintas expresiones artísticas a la comunidad, porque según los principios y metas iniciales del Fedac, simplemente es su derecho fundamental contar con un acceso igualitario a las expresiones artísticas, diversificar la presencia de lenguajes contemporáneos, ofrecer justamente una parrilla variada de expresiones de contemporáneos para la comunidad local.

Karem sobre este punto añade, que es vital descentralizar la cultura porque como región se conoce y vive lo que es el aislamiento. “Eso está todavía muy lejos de cambiar y nosotros como Fedac y también como Casa Quinta es una de nuestras metas que queremos llegar, creemos fielmente que el acceso a la cultura y las artes es un derecho”

“Para nosotros es primordial, pues creemos que el acceso a las artes a las expresiones artísticas ya sea para verlas, aprenderlas y conocerlas es un derecho de todo ciudadano y ciudadana y donde estamos muy lejos de conseguirlo como país porqué muchas de las artes siguen siendo elitistas y en una región como la nuestra aunque queramos también es difícil hacerla llegar a otro a otras localidades”, declara Reyes.

Hay Fedac para rato

Fedac en su primera versión arribó a Puerto Cisnes y Puerto Ingeniero Ibañez, mientras que este año contó con presentaciones y actividades en Puerto Rio Tranquilo y Villa Mañihuales, obteniendo una recepción tremendamente positiva del publico. “Fue muy interesante y motivante para el equipo, obteniendo muy buen recibimiento, comentarios y organizaciones interesadas en replicar una tercera versión en otros lugares”, aseveró Reyes.

La recepción por parte de la comunidad es siempre maravillosa cuentan los organizadores, la gente valora mucho el trabajo que se hace, el esfuerzo que hay detrás de cada presentación o actividad en sus localidades, ya que conocen la realidad, y el trabajo que hay detrás en cada montaje.

Para el equipo organizador, hay Fedac para rato, ya que se ha abierto un espacio tanto regional como a nivel nacional y donde todo el intercambio y el reencuentro con otros y otras artistas de la disciplina, genera fortaleza, redes y marca un hito para instalar a la región un polo de creación y de expresión artística como vitrina para ampliar el consumo cultural en el territorio y crear audiencias

Es importante destacar que el festival insiste en a la comunidad aysenina con los diversos lenguajes contemporáneos.