Ministerio Público aseguró que continúan las diligencias y la voluntad de reunirse con la familia.-

Puerto Aysen.- La familia del joven trabajador del IFOP, Bruno Núñez, quien desapareció en el fiordo Aysén el 15 de octubre del año 2016, continúa solicitando que se aclare la forma en la que esta persona perdió la vida, expresando sus críticas a la investigación que ha llevado adelante el Ministerio Publico, la que afirman tendría vicios en su procedimiento.
Bruno Núñez Vílchez, padre de este trabajador, dio a conocer su seguridad de que su hijo fue víctima de un crimen.
“Los tiempos han pasado y la investigación se ha ido aplazando, aplazando y vimos que hay testigos que no cayó al agua mi hijo, hay personas comprometidas en esto, aquí hay un crimen más que se está tapando, como los cientos de casos que han pasado acá en Puerto Aysén”.
El escaso control que tendría tanto la empresa como los entes investigadores, derivarían en que los casos vayan quedando en el olvido, afirmó el padre de Bruno.
“Lamentablemente estamos bastante aislados por acá, nadie los controla a estos caballeros, ni un supervisor que venga a decirles, bueno vamos a parar la cosa aquí. Toda esa gente que se ha perdido, no ha existido claridad y ahora prácticamente quieren cerrar el caso hasta ahí y no lo quieren aclarar, prácticamente no le tomó declaración a los testigos que hay, ni mucho menos ha cambiado la policía, para que se investigue el caso”.
Bruno Núñez Vílchez, reitero que como familia continuaran buscando que se aclare esta muerte y también se refirió al rol que cumplió IFOP en la búsqueda de su hijo.
“IFOP trajo un avión, trajo unos robots y nunca mostraron donde cayó Bruno, era prácticamente buscar una aguja en un pajar. ¿Por qué motivo no metieron el robot donde cayó Bruno?, porque iban a salir pillados, estos son puros bajos aquí afuera. Mi hijo nunca cayó al agua, la lancha la lavaron, el capitán de puerto tenía que haber amarrado esa lancha, nunca la amarraron, esa lancha anduvo todos los días espiando que hacíamos nosotros, pero esto se tiene que aclarar”.
El Fiscal Pedro Poblete, es quien está a cargo de la investigación por el caso de Bruno Núñez y se refirió a las diligencias que se ha desarrollado.
“La investigación se dispuso en su oportunidad el archivo provisional del caso. Se solicitó a petición de los familiares del señor Núñez, la reapertura del caso y se dispuso una orden de investigar amplia a personal de la sección de investigación policial de Carabineros y el mismo personal investigador del caso requirió la ampliación del plazo de la misma para su diligenciamiento, por lo tanto, se están realizando diligencias a la fecha”.
El persecutor, añadió que, “en su oportunidad el caso fue archivado provisionalmente, previo autorización del fiscal regional, toda vez que los antecedentes que se arribaron a la investigación, no permitían primero, determinar la existencia de un delito y en segundo término, la participación de terceras personas en el hecho”.
En la actualidad la fiscalía se encuentra a la espera de un informe de la SIP de Carabineros, ya que, “a petición de la familia de Bruno Núñez, se decretó reapertura para investigar las nuevas aristas o hechos que ellos señalaban no habían sido pesquisados, se pidió la reapertura en ese tenor, decretándose conforme a lo establece la ley. Se dispuso ahora una nueva orden, no a la Policía de Investigaciones sino que al personal de la sección policial de Carabineros. Estamos hablando de un caso complejo, que no pueden pasar treinta días para que este todo determinado, las diligencias están en camino y una vez que lleguen esos informes se van a determinar algunas diligencias que son necesarias o que fueron requeridas por la familia de Bruno Núñez, pero primero tiene que llegar el resultado del informe, que a la fecha no ha sido recibido”.

El Fiscal Poblete, dio a conocer también toda la voluntad de reunirse con los familiares del joven desaparecido el año 2016 en el fiordo Aysén. Mientras que el padre de Bruno Núñez, aseguró que exigirán que se hagan las diligencias que creen son necesarias, para que se conozcan la verdad de lo que habría ocurrido con su hijo, hace ya dos años.