A pesar de los insistentes llamados a la precaución cuando se reciben llamados para efectuar transferencias, entregar claves bancarias o depositar dinero por extraños hechos que habrían sucedido, aún hay personas que siguen cayendo en las “estafas telefónicas”.
Lo más reciente afectó a una persona de Coyhaique, a quien habrían defraudado por un monto de un millón de pesos. Tal como lo informó el fiscal José Moris.
Coyhaique.- “Tenemos un caso sucedido hace un par de días, en que efectivamente la persona dio la clave de acceso a su cuenta, dio la clave de transferencia y le giraron todo el dinero que tenía en la cuenta, un millón de pesos. Por lo mismo, el llamado es al auto cuidado, ¿los estafadores pueden ser convincentes?, sí. Lo importante es que, analice mínimamente la situación, para darse cuenta de que está siendo víctima de estafa”.
El persecutor, agregó que, ningún banco pide claves bancarias, ya que ellas son personales e intransferibles.
“Hay llamados de gente que señala ser agente de los bancos, en que producto de supuestas devoluciones de dinero por cobros indebidos, impuestos, ect. Le señalan al cliente que requieren transferirle dinero a sus cuentas, pero para ello, les piden sus claves de acceso y las claves de transferencia. En ese sentido, hay que entender una situación sumamente importante, los bancos siempre han señalado que jamás se van a pedir las claves de acceso ni por correo, ni por teléfono, ni presencialmente, porque las claves son personales e intransferibles”.
El fiscal José Moris, insistió en el llamado a la comunidad, a “no caer en el juego de los estafadores” y ante cualquier situación denunciar a las policías o al Ministerio Publico.