Se han conocido en las últimas horas las declaraciones de una ex funcionaria de Aguas Patagonia y su abogado, luego de que la Fiscalía de Puerto Aysén desistió perseverar en la causa que durante el mes de agosto del año pasado significó la detención de la trabajadora y que esta sea sometida hasta el mes de abril de 2019 a la medida cautelar de arresto domiciliario total y luego tres meses de arresto domiciliario parcial.

Puerto Aysen.- Feliz reaccionó la mujer y su abogado defensor, ya que los cargos fueron completamente desacreditados ante la justicia, lográndose establecer la total inocencia de la persona acusada. Por ello, nuestro medio quiso conocer la versión del Ministerio Publico sobre el tema, siendo el fiscal jefe de Aysén, Alex Olivero, quien explicó.

“Este hecho data de agosto de 2017, en que se produjo un incendio en las oficinas de Aguas Patagonia (Aysén) y también la presunta sustracción de un dinero como delito de hurto. En la oportunidad concurrió Labocar de Carabineros para realizar pericias, después las diligencias investigativas fueron efectuadas por la PDI a través de la Bicrim de Puerto Aysén. Con esos antecedentes que se tuvieron a la vista, se solicitó una audiencia de formalización en contra de la imputada, que es una garantía de todo ciudadano para saber porque hecho está siendo investigado. Se puso en conocimiento cuales eran estos hechos, se pidió y estuvo con medidas cautelares”.

El persecutor, añadió que, “nuestra obligación legal no es solamente buscar aquellas circunstancias que acrediten la responsabilidad de una persona, sino también las que la desvirtúan. La defensa pidió bastantes diligencias, todas las cuales se le dieron lugar y se fueron realizando, en definitiva, se observó que había algunas dificultades al inicio. Ya que, la investigación del incendio no la hizo el departamento de estudios técnicos del Cuerpo de Bomberos, como debió haberse hecho en realidad, por lo tanto, ya había una deficiencia en el inicio de la investigación. Por otra parte, aparecieron antecedentes de que el sitio del suceso había sido alterado, ya que, había ingresado una gran cantidad de personas que no eran investigadores, no eran de la policía. Otro punto deficiente, tiene relación con el dinero hurtado, ya que se atribuía una cantidad, pero otros funcionarios de la misma empresa dijeron que ellos habían ido después del trabajo del Labocar y habían recogido una cantidad indeterminada de billetes quemados, con lo cual, surgía la duda si en realidad la señora que estaba imputada, se había sustraído el dinero o este había sido quemado”.

Respecto a otro antecedente que apareció mientras se desarrollaba la investigación, en torno a que, “ella habría salido del país en un viaje al extranjero, pero después se requirió a extranjería el calendario de salidas y no aparecía ella con ninguna salida”, añadió el fiscal Olivero.

El persecutor, detalló sobre otras pericias e informes, “también se entrevistó al comandante de bomberos, quien hizo un análisis bastante extenso de las diligencias que se habían hecho en el sitio del suceso y de la causa que se atribuía al origen del fuego, la que él descartó. De tal manera que todos esos antecedentes, por un principio de objetividad, se adoptó la decisión de no continuar adelante con la investigación y no perseverar”.

Respecto algunas pruebas presentadas en la investigación, como una publicación en Facebook, donde se habría señalado que la persona acusada habría viajado fuera del país, el fiscal Olivero, comentó que, “efectivamente la conclusión de que ella había salido del país en un viaje de vacaciones al extranjero provenía de una publicación de Facebook, así venía en la orden de investigar. Pero al requerir la información de extranjería, se estableció que ella no había salido del país”.

Por último, el persecutor, dijo que, “los procesos de trabajo son de mejora continua, es decir, todos los días en cada investigación puede haber algún error, la idea es que no haya, pero puede haber algún error o puede no haberlo y la idea es que, todos vamos aprendiendo, retroalimentando a las policías o a la fiscalía en el análisis de los antecedentes. Obviamente las investigaciones deben ser óptimas, con la finalidad de acreditar o desacreditar, como en este caso, el hecho punible”, concluyó el fiscal Alex Olivero.