Chiloe.- Tras la reciente votación de los buzos mariscadores de la región de Aysén, quien en su gran mayoría rechazaron un nuevo acuerdo de zonas contiguas con la de décima región. Por estos días y a razón de las protestas iniciadas por pescadores de Chiloé, se dificulta la conectividad marítima entre la isla y localidades de nuestra región.

En estas últimas negociaciones la región de Los Lagos habría ofrecido a sus pares de Aysén, mil millones de pesos para desarrollar proyectos, a cambio de permitirles la captura del erizo. Este dinero sería entregado por el Consejo Regional de Los Lagos.

Aun cuando existía este ofrecimiento, las negociaciones no tuvieron resultados positivos para la gente de mar de la zona de Chiloé. Es así que, los pescadores de Quellón determinaron no dejar que se efectúe el desembarque de barcazas con pasajeros provenientes de Aysén, poniendo en riesgo la conectividad.

En declaraciones a radio Bio Bio, el dirigente de Quellón, Pedro Pairo, dijo que se mantienen abiertos al diálogo, “Nos desconocieron totalmente (…) estamos prestos a conversar con ellos, pero en este momento ellos están cerrados”, indicó Pairo, agregando que se calcula en cerca de 3.500 el número de pescadores de Los Lagos que no puede trabajar en Aysén.

En tanto, Daniel Caniullán, dirigente de uno de los sindicatos de buzos mariscadores de Melinka, aseguró a la cadena radial nacional que no están las condiciones para un nuevo acuerdo, debido a la sobreexplotación de los recursos.

“Si reventamos la pesquería, qué va a ser el futuro de este pueblo. Nosotros no queremos vivir de bonos, de proyectitos”, subrayó Caniullán, detallando que la decisión fue votada por la mayoría de los buzos del litoral de la región de Aysén.

A raíz del conflicto, desde el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones de Aysén, se anunció que la barcaza Quelat que habitualmente llega a Quellón, recalará en Puerto Montt hasta nuevo aviso.