La Policía de Investigaciones continúa realizando un trabajo de análisis e inteligencia abocado en resguardar el orden público y la seguridad social.

Coyhaique.- En el marco de los desórdenes públicos de grupos aislados posteriores a la convocatoria de manifestación social en la capital regional, detectives de la Prefectura Provincial Coyhaique detuvieron durante la tarde del viernes 31 de enero de 2020 a un imputado por su responsabilidad en el delito de daños calificados, desórdenes públicos y porte de elemento cortante o punzante.

Así lo confirmó el jefe subrogante de la Brigada Antinarcóticos y Contra el Crimen Organizado Coyhaique, subcomisario Gabriel Aburto Suazo, “realizando un trabajo de análisis criminal e inteligencia policial, en coordinación con la Fiscalía Regional de Aysén, se logró la detención en flagrancia de un sujeto mayor de edad, residente de la ciudad de Coyhaique y sin antecedentes policiales, quien fue sorprendido ocasionando daños calificados, específicamente rompiendo las palmetas del Paseo Horn del centro de la ciudad, realizando desórdenes públicos y portando elemento cortante o punzante, infracción al articulo 288 bis del Código Penal”.

El sujeto fue puesto a disposición del Juzgado de Garantía de Coyhaique durante la mañana del sábado 01 de febrero de 2020. El Tribunal declaró legal su detención y posteriormente fue formalizado por la Fiscalía Local de Coyhaique por los delitos antes mencionados, decretándose la medida cautelar de arraigo nacional y 60 días de plazo de investigación.

Este procedimiento policial se suma a las cuatro detenciones por el delito de daño flagrante del pasado viernes 17 de enero de 2020, donde grupos aislados generaron desórdenes públicos y daños a la propiedad pública y privada durante las manifestaciones, todos procedimientos ajustados a derecho, declarados legales y sin observaciones por parte del Instituto Nacional de Derechos Humanos.

En ese sentido, el jefe subrogante de la unidad especializada destacó que “la Policía de Investigaciones continúa realizando un trabajo de análisis e inteligencia abocado en resguardar el orden público y la seguridad social, teniendo en cuenta los desórdenes que se producen posterior a estas convocatorias masivas”, trabajando a través de la fuerza de tarea especialmente asignada a la PDI para investigar los diversos delitos cometidos después de las manifestaciones en la región de Aysén.