Se trata de una interna a la que trasladarían a otra región, perdiendo con ello el contacto con sus hijos de 12 y 14 años de edad.

Coyhaique.- Satisfecho se declaró Elvis Camerati, defensor penitenciario de la Defensoría Regional de Aysén, tras la decisión de la Corte de Apelaciones de Coyhaique, que acogió el recurso de amparo interpuesto en favor de MGJG, mujer de 30 años de edad, que se encuentra cumpliendo condena en la Cárcel de Coyhaique.

Según explicó Camerati la defensa decidió recurrir de amparo contra de Gendarmería, ante la Corte de Apelaciones de Coyhaique, por instruir el traslado de su representada desde el Centro de Cumplimiento Penitenciario de Coyhaique al Centro Penitenciario de Punta Arenas “sin ajustarse a la normativa legal vigente. Es por ello que solicitamos se acoja la acción constitucional, se deje sin efecto la resolución impugnada y se decrete la permanencia de mi representada en la cárcel de Coyhaique”, comentó el defensor.

Elvis Camerati señaló que su representada tiene dos hijos, una niña de 14 años de edad y un niño de 12 años, quienes permanentemente la visitan en la cárcel, y con quienes tiene un fuerte vínculo afectivo. “Su traslado habría sido desastroso no sólo para ella, sino que habría generado un impacto muy negativo en sus hijos”, precisó.

Problemas de espacio
La razón del traslado, en argumentación de Gendarmería, se debería principalmente a la falta de espacio que existe en la Unidad Penitenciaria de Coyhaique, y que impediría mantener a la condenada en condiciones de aislamiento, situación en la que se encuentra desde hace casi un año como medida para su seguridad personal.

Cabe recordar que la cárcel de Coyhaique cuenta con una Sección Femenina, la única de su tipo en la región, cuyo espacio resulta insuficiente para la adecuada permanencia de mujeres imputadas y condenadas y el desarrollo de actividades que favorezcan su reinserción social.

La sección cuenta con un pequeño espacio común, una habitación para internas condenadas, otra para internas imputadas y una pequeña habitación “de maternidad” destinada a mujeres con hijos menores de dos años.

MGJG se encuentra aislada de las demás mujeres condenadas a raíz de problemas de convivencia y episodios de agresiones físicas ocurridos en el pasado, por lo que se instruyó su aislamiento. Para poder cumplir con este, la mujer ha sido destinada a los espacios que van quedando disponibles según el número de mujeres recluidas.

Cabe señalar que después de mucho insistir, se logró abrir en el Centro de Estudios y Trabajo (CET) Valle Verde (ubicado a dos kilómetros de Puerto Aysén) una sección destinada a mujeres, la que hoy y desde hace un año, a lo menos, se encuentra vacía. Ello porque para postular a un CET los internos e internas deben reunir una serie de requisitos y además ser aprobada por el jefe del CET.

MGJG ha postulado al CET manteniendo buena conducta, pero su ingreso le ha sido negado.

Fallo favorable
Para Jorge Moraga, Defensor Regional de Aysén, este fallo constituye un antecedente en cuanto a que es necesario revisar la forma en que, en la región, se entiende el encarcelamiento de las mujeres “desde hace mucho tiempo como Defensoría Penal Pública venimos insistiendo en que las condiciones en que viven las mujeres privadas de libertad en la región deben mejorarse – destacó Moraga y agregó – no es posible que toda la región cuente con sólo una cárcel con un espacio habilitado para la permanencia de mujeres, ya que cuando por conducta o seguridad se requiere sacar a una mujer de su lugar de cumplimiento de origen, no hay otra sección femenina disponible en la región para destinarla, a excepción del CET Valle Verde al que en la práctica no pueden acceder”, dijo.

Cabe señalar que esta situación sólo afecta a las mujeres, ya que los varones condenados o imputados de la región tienen la opción, llegado el caso, de permanecer en cárceles en Coyhaique, Puerto Aysén, Chile Chico o Cochrane.

Por otra parte, el Defensor Regional precisó que la Sección Femenina del CET Valle Verde se está desaprovechando toda vez que podría permitir descongestionar la situación de las mujeres en Coyhaique, “a lo menos dos mujeres están postulando a este lugar, una de ellas desde hace mucho tiempo. Tienen buena conducta e informes favorables, pero por alguna razón que desconocemos no son aceptadas en el CET”, dijo.

El fallo en que la Corte de Apelaciones acogió el recurso de amparo argumenta que “el CET Valle Verde cuenta con Sección Femenina, que si bien el ingreso exige una serie de requisitos, puede constituir una alternativa a evaluar para la condenada MGJG (…) el traslado de la sentenciada MGJG, al Centro de Cumplimiento Penal de Punta Arenas, resulta sumamente gravoso y perjudicial, no sólo para ella sino que también para el desarrollo de sus hijos menores de edad”.