Se trata de un pasajero que viajaba en un crucero que paso la barrera sanitaria en la región de Magallanes, y que sólo presentó síntomas en su trayecto hacia Caleta Tortel, donde luego de una atención en la posta de esa localidad, se hizo un levantamiento epidemiológico siendo considerado caso sospechoso con aislamiento en Hospital Regional Coyhaique.

Coyhaique.- Estable en su condición de salud se encuentra el paciente de nacionalidad inglesa de 83 años, quien durante esta madrugada fue confirmado por contagio con coronavirus COVID-19 por el Instituto de Salud Pública, siendo el primer caso por esta enfermedad en la región de Aysén. Se trata de un turista que ingresó a la zona como pasajero de un crucero en la localidad de Caleta Tortel, quien al ser considerado caso sospechoso por un estado febril y tos, fue derivado hasta el Hospital Regional Coyhaique con todos los protocolos de salud, donde permanece internado y en aislamiento.
La información fue entregada por el Ministerio de Salud y ratificada por la Seremi de Salud, Alejandra Valdebenito Torres, quien entregó más antecedentes al respecto. “Este es un paciente que dió positivo en el trayecto de la región de Magallanes hacia Aysén, ya que en Punta Arenas ya había pasado la barrera sanitaria sin haber presentado ningún síntoma de coronavirus COVID-19. En Tortel es desembarcado y atendido en la posta de esta localidad, y frente al hecho que provenía de Reino Unido con transbordo en España, país de alto riesgo, fue declarado sospechoso y trasladado hasta el Hospital Regional; activado el protocolo, se dio la instrucción que los pasajeros vuelvan al crucero y que la embarcación se retirara del puerto de Caleta Tortel. Ahora se inició una investigación epidemiológica a todos quienes estuvieron a menos de un metro de distancia del paciente que dio positivo. Los paramédicos de Tortel se aislaron desde el día en que esta persona fue trasladada como caso sospechoso por COVID-19, no han atendido público, y en la posta se realizó un aseo y desinfección terminal en el minuto que este paciente se retira desde la posta.”
Por su parte, la Intendente Regional, Geoconda Navarrete Arratia, manifestó que desde el inicio de la alerta sanitaria, se ha estado trabajando en la implementación de una barrera sanitaria que permitiera prevenir el contagio por coronavirus COVID-19. Asimismo, dado el avance de esta enfermedad en el país, se han adoptado medidas preventivas como la suspensión de actividades masivas, como la fecha del Rally Mobil que se realizaría en abril próximo; además del reforzamiento de los pasos fronterizos por personal de salud que entrevistará y revisará a las personas que ingresen a la región. “Desde el día uno, bajo las indicaciones del Ministerio de Salud, se ha sostenido un trabajo sectorial para establecer una barrera sanitaria que nos permitiera disminuir las posibilidades que en nuestra región se produjera un caso de coronavirus en la región; no obstante las posibilidades siempre estaban latentes dado el alto flujo de turista que llegan a la región y personas de esta zona que viajan fuera del país. Hoy tenemos 08 casos como sospecha, de los cuales por confirmación del ISP dio positivo, se trata del turista que fue evacuado desde Tortel y que fue trasladado al Hospital Regional. Se han suspendido todos los eventos masivos que teníamos, como la realización de Rally Mobil que fue suspendido y dentro de los próximos días la propia organización dará a conocer la nueva fecha de este evento. Tenemos tres puestos fronterizos completos, Jeinimeni (Chile Chico), Balmaceda (Huemules) y Coyhaique Alto, los cuales serán dotados de personal de salud permanente para poder incorporar más controles a la llegada de turistas extranjeros a la región.”
En la región de Aysén, la Seremi de Salud cuenta con un protocolo de acción en materia sanitaria que se comenzó a aplicar desde que se conocieron los alcances del coronavirus COVID-19. Situación que ha permitido atender y hacer seguimiento a cada uno de los casos sospechosos por esta enfermedad que se han presentado en la región. Fase 3 de esta enfermedad que según el Ministerio de Salud plantea el hecho que algunos de los casos que se han registrado como positivos por coronavirus COVID-19, no existe la posibilidad de realizar un seguimiento desde el origen del contagio; al contrario, pueden aparecer personas enfermas que no hayan viajado fuera del país o que no hayan tenido contacto directo con personas infectadas.
Barrera Sanitaria
A través de diversas coordinaciones con distintos servicios públicos, como el Ministerio del Interior, Salud, SAG, Aduanas, la Dirección General de Aeronáutica, PDI, Gobernación Marítima y Carabineros. A contar de este fin de semana, se comenzó a implementar una Barrera Sanitaria en los 13 pasos fronterizos de la región.

Esta Barrera Sanitaria, consiste en que a partir de este fin de semana, funcionarios públicos comenzarán a controlar y exigir declaraciones juradas a todas las personas que ingresen a la región desde el extranjero. Este documento busca contar con información fidedigna del país desde donde proviene la persona, y si presenta o no síntomas de fiebre, tos o molestias de salud que puedan estar asociadas al COVID-19, entre otros antecedentes.

Asimismo, a través de estas acciones, los profesionales a cargo de aplicar y recibir estas declaraciones juradas, podrán establecer si las personas que ingresan a la región representan o no un riesgo para la salud de las comunidad local. Y en base a esta información, podrán definir el protocolo de acción a seguir, tales como mantener un contacto y seguimiento de esta persona, hasta su derivación a un centro de salud y posterior aislamiento y vigilancia, en el caso de ser un caso sospechoso de contagio por COVID-19.

La barrera sanitaria se aplicará tanto en pasos terrestres, aéreos y marítimos. No obstante, es importante señalar que en la región de Aysén el principal punto de acceso para personas que provienen de otros países es el terrestre; puesto que tanto los cruceros, como vuelos internacionales que llegan al país, tienen como punto de llegada otras regiones del país, donde se les realiza el primer control sanitario que establece esta normativa.

La operación de esta barrera sanitaria se mantendrá los 07 días de la semana, durante las 24 horas. De igual forma, la red asistencial se encuentra preparada para atender cualquier caso sospechoso de COVID-19, siendo derivadas las muestras al ISP, organismo que confirma o descarta el contagio por esta enfermedad.