Durante la tarde de este viernes, un grupo de taxistas de Puerto Aysén decidieron realizar una manifestación en el puente Ibáñez, lugar donde interrumpieron el tránsito por algunos minutos, exigiendo a las autoridades que entreguen pronta respuesta a sus demandas.
Puerto Aysen.- Esto en atención al difícil momento económico que viven muchos de ellos como efecto de la crisis sanitaria por el coronavirus.
“Esta protesta es pacifica, no se busca enfrentamiento ni nada por el estilo. La gente sabe qué hace algunos días se hizo una protesta en el kilómetro 8, se llegó a un acuerdo con el Gobernador y las gestiones se hicieron. Tuvimos otra reunión alrededor del mediodía con el señor Sergio González, él nos explicó el protocolo, los recursos, no se aseguró nada y lo único que nos dijo que alrededor de quince días más, podría haber una respuesta y de ahí recién iban a evaluar según los recursos que lleguen a Gobernación o Municipalidad si se puede pedir alguna ayuda”, señaló el vocero de los manifestantes Javier Barría.
El dirigente, agregó que, “nosotros no podemos esperar quince días más, se viene semana santa y la idea no es estar encerrado y que nos pille con los bolsillos vacíos, sin nada que comer, así es que, ese es nuestro descontento y la forma que hemos tomado para protestar hoy día”.
Respecto a las demandas y las gestiones que estarían realizando las autoridades, Javier Barría, manifestó que, “se hicieron reuniones durante una semana, el Gobernador hizo lo imposible por tratar de conversar con la Intendenta, buscar la ayuda en el Core, ellos nos dieron la solución que va a tardar 15 o 20 días más. Pero ya nosotros no vamos a poder estar trabajando debido a la contingencia que estamos viviendo en el país y acá en la ciudad”.
El vocero de los taxistas movilizados, aseguró que buscan sensibilizar a la máxima autoridad regional.
“Nosotros esperamos llegar a los oídos de la Intendenta, que se ponga en el lugar de nosotros y de otras personas también como lo leñeros, los colegas que trabajan en los buses escolares, vendedores ambulantes, la gente que tiene locales comerciales en los barrios, hay harta gente que se va a ver afectada con esto. Esta es una manera de protestar porque estamos desesperados, se viene pesada la pista”.
Javier Barría, afirmó que la mayor necesidad para ellos como taxistas y sus familiares es poder tener alimentos básicos, “dentro de lo que estábamos pidiendo eran canastas básicas, víveres, aquí nadie está pidiendo plata, estamos pidiendo víveres, leña, es lo ideal, porque si tenemos que encerrarnos en las casas, uno tiene que comer y estar calefaccionados. Hay colegas que han tenido que estar con sus hijos día y tarde acostados porque no tienen un palo de leña para meter al fuego”.
La situación es aún más crítica para otros choferes, aseguró el dirigente, “hay colegas que entregaron los taxis porque no dan abasto, hay un colega que tiene a su esposa con cáncer, postrada, no tiene que comer y así hay muchos colegas que están desesperados. Ya llegó fin de mes y los están echando de sus casas porque no les da para pagar el arriendo, no por ser irresponsables simplemente porque no les da la plata, están ganando cinco, siete mil pesos y en esta protesta no hay dueños, hay puros choferes. Hay que salir todos los días con un saldo en contra, hay que hacer cuota, bencina y de ahí hay que sacar para el almuerzo, para la once, porque nosotros vivimos el día a día”, alertó.