Sin lugar a dudas la pérdida de un hijo es un dolor imborrable en el corazón de los padres, peor aun cuando no se logra una despedida e igual de triste cuando es debido a un trágico hecho como un accidente. Es en estos casos donde muchas personas muestran su fortaleza y luchan por salir adelante junto a la familia y la fe en Dios.
Puerto Aysen.- Don Julio Tocol, es padre de Julio Segundo Tocol Saldivia, quien perdió la vida mientras prestaba servicios para la industria acuícola en el fiordo Aysén el año 2007 y el año pasado sufrió nuevamente el deceso de un hijo, Sebastián Tocol Saldivia, quien fue atropellado y abandonado sin prestarle ayuda por el condenado, Nicolás Farías Zúñiga.
“Estamos muy mal como familia, en el caso de Julio Segundo, fue como que lo hubiesen matado y me refiero a los empresarios que tienen su gente donde se les ocurre y un derrumbe los mata o los saca del agua. En esa oportunidad tuvimos un abogado, pero no se logró nada, ya que estas son las empresas más grandes de la región y mi hijo falleció trabajando, tenía dos niños y eso es lamentable porque deja a una familia tirada. Él salió a trabajar y no volvió nunca más, no lo pudimos encontrar, estuvimos tres meses a las vueltas pero no pudimos encontrar nada”.

Por la muerte de Sebastián “esa noche yo no lo creía”

Don Julio Tocol, hace poco menos de un año vuelve a enfrentar un dolor inexplicable, como es la muerte de uno de sus hijos menores, quien era el primero de su familia en ingresar a la universidad, Sebastián Tocol Saldivia. Joven que falleció tras ser atropellado por Nicolás Farías Zúñiga, quien hasta el de hoy se encuentra condenado y en prisión al interior del CDP Aysen.
“Esa noche yo no lo creía, fui el ultimo que salió, me fui corriendo y lo encontré tiradito ahí en la calle a mi hijito… en ese momento ya habían varios carabineros de la SIAT y en realidad fue un dolor tremendo, toda la familia llorando. Yo también lloré muchas veces, porque la manera en que murió y donde se dio a la fuga este señor (Farías), porque está acostumbrado a andar a exceso de velocidad, no le importa, como tienen plata. Este señor mató y se fue, nadie lo pudo encontrar y hasta el otro día se entregó”.
El padre de Sebastián, quiso también agradecer el excelente trabajo del Ministerio Publico, a través de los fiscales Alex Olivero y Aquiles Cubillos, quienes han enfrentado todo el proceso investigativo y del juicio, siempre cercanos a la familia de la víctima. Así mismo, destacó la labor de Carabineros de la SIAT, los que aportaron las pruebas y efectuaron la investigación que finalmente determinaron que Farías Zúñiga, era el culpable de los delitos que se le acusaban.
Por último, Julio Tocol, manifestó que estarán atentos como familia el dictamen final de la justicia, luego de la muerte del joven, Sebastián Tocol Saldivia, esperanzados en que la condena total, Nicolás Farías la cumpla en la carcel. “Ahí reconoceríamos que los pobres también tienen justicia en este país”, puntualizó.