Gracias al trabajo policial se logró recuperar parte de las especies sustraídas en ambos hechos, avaluadas en $1.400.000 pesos aproximadamente.
Coyhaique.- Dos denuncias por robo en lugar no habitado fueron cursadas durante los últimos días, hechos que afectaron a un establecimiento educacional y un local comercial de la capital regional y que habrían ocurrido los días martes 09 y jueves 11 de junio de 2020.
Tras la denuncia de las víctimas, por instrucción del Ministerio Público, detectives de la Brigada Investigadora de Robos (BIRO) Coyhaique y peritos del Laboratorio de Criminalística Regional concurrieron hasta los sitios del suceso para realizar las primeras diligencias investigativas.
Hechos
El jefe de la BIRO, subprefecto Eduardo Lagos, señaló que “sujetos desconocidos ingresaron al establecimiento educacional saltando el cierre perimetral para luego fracturar una ventana e ingresar al recinto, sustrayendo especies avaluadas en $1.000.000 pesos”, entre las que destacan artículos de electrónica y computación e indumentaria deportiva.
Sobre los hechos ocurridos en el local comercial del centro de la ciudad, el jefe de la unidad especializada indicó que “en horas de la madrugada desconocidos, a rostro semicubierto, fracturaron una vitrina y sustrajeron especies avaluadas en $1.226.860 pesos, correspondiendo a artículos de peluquería”.
Recuperación de especies
“Mientras nuestros equipos especializados realizaban las primeras diligencias del último hecho, tomamos conocimiento de la venta clandestina de artículos de peluquería en el sector alto de la ciudad, logrando individualizar y ubicar a uno de los involucrados”, especificó el subprefecto Eduardo Lagos.
Luego de diversas diligencias de análisis criminal e inteligencia operativa, “logramos establecer el domicilio de uno de los sospechosos, encontrando las especies denunciadas”, señaló el jefe de la BIRO, subprefecto Lagos, agregando que también se ubicó el martillo que se utilizó para fracturar las ventanas.
Gracias al trabajo policial se logró recuperar parte de las especies sustraídas en ambos hechos, avaluadas en $1.700.000 pesos aproximadamente. Cabe señalar que ambos recintos contaban con cámaras de seguridad, favoreciendo el esclarecimiento de los hechos junto al trabajo especializado de los detectives.
Finalmente, se coordinaron diversas diligencias con la Fiscalía, las que continúan en proceso investigativo con el fin de poder ubicar el resto de las especies.