Oriundo de Valdivia, trabajador de la construcción de toda una vida y posteriormente taxista, Rene Oyarzún Oyarzún, tras enfermar de COVID-19, pasó unos días en el hospital y terminó su tratamiento en la Residencia Sanitaria dispuesta por el Servicio de Salud Aysén, para la recuperación de estos usuarios.

“Don Rene es un paciente super tranquilo, en realidad se portó super bien, muy agradecido de todo, cooperaba bastante con nosotros así es que uno igual agradece eso”, comentó Bárbara Asenjo, una de las TENS integrante del equipo de salud que chequeaba a diario la condición de salud del usuario.

Los buenos tratos y atenciones recibidas en la Residencia Sanitaria, fueron ampliamente valorados por René Oyarzún “Cómo podría cifrarlo, resulta que los 14 días aquí, ha sido como una casa de familia, la atención muy buena, aquí hay voluntad de sobra para atender a la gente, aquí no hay horario para los médicos, ni para los profesionales y a la hora que uno los necesite, ellos están presentes y eso ayuda mucho al afectado”, expresó el paciente.

Cabe destacar que, en este establecimiento, dispuesto por el Servicio de Salud Aysén, a los pacientes por Coronavirus se les entrega completa alimentación, además de dos controles diarios qué son efectuados por el profesional Kinesiólogo a cargo de la residencia y por los TENS los fines de semana, dónde junto con efectuar un completo chequeo, se le realizan diversas preguntas a fin de ir evaluando su estado general.