Para el Secretario Regional Ministerial de Desarrollo Social y Familia Marcelo Jélvez, el Hogar de Cristo debe evaluar “acciones concretas de una situación que a nadie dejó indiferente. Sabemos que la actual contingencia sanitaria se ha vuelto una etapa dura y complicada para todos, especialmente para quienes tienen una labor tan sensible. Sin embargo, hay formas de controlar las manifestaciones inapropiadas en los equipos de trabajo y eso es lo que sugeriremos”.
Coyhaique.- Durante los próximos 90 días el Juzgado de Garantía de Coyhaique investigará los alcances de la agresión que sufrió un usuario en situación de calle en el exterior de la Hospedería del Hogar de Cristo, por parte de un monitor del recinto el pasado domingo. Ante ello, desde la Secretaría Regional Ministerial de Desarrollo Social y Familia condenaron la acción y, desde que fueron alertados de la denuncia a través de un video en las redes sociales, se interiorizaron del caso.
“Nuestros profesionales del Programa Calle se hicieron presentes para conocer el estado del afectado como también la versión del Hogar de Cristo. Esta es una situación delicada, la fundación ya desvinculó al trabajador en cuestión y ahora el caso está en manos de la justicia”, explicó el Seremi Marcelo Jélvez.
Cabe recordar que actualmente hay un convenio entre el Ministerio de Desarrollo Social y Familia y el Hogar de Cristo, en donde los primeros financian el Albergue de Emergencia de Coyhaique (ubicado en calle Ogana), y los segundos operan dicho dispositivo, en donde también se encuentra el usuario afectado desde este domingo, tras la revisión médica respectiva en el Hospital Regional de Coyhaique.
“Sabemos que la actual contingencia sanitaria nos afecta a todos y conocemos lo sensible del trabajo que realiza el Hogar de Cristo en sus hospederías de Puerto Aysén y Coyhaique, más los Albergues de Emergencia que este año se sumaron al Plan Invierno en el marco de la pandemia por Covid-19, pero no es aceptable que este tipo de hechos de violencia se presenten, bajo ningún punto de vista. Por eso recomendamos, respetuosamente, que la fundación analice qué hay más allá de este lamentable hecho puntual del domingo, saber cómo se siente cada uno de los integrantes de su equipo y así velar por que esto no vuelva a repetirse”, manifestó el Secretario Regional Ministerial.
“Hoy, a nivel nacional y particularmente en la región, hay escasez de profesionales que tengan la sensibilidad para trabajar una temática tan compleja como la que el Hogar de Cristo se hace cargo a diario, en donde hay que asistir a personas que presentan cuadros agudos de alcoholismo y también violencia en algunos casos. Con esto no queremos estigmatizar, pero no todo el mundo conoce esta realidad. La respuesta del monitor no fue apropiada, todos lo vimos y como ministerio nos haremos parte en la selección de profesionales en todos los convenios vigentes que tenemos con la fundación. Esto no es una medida de control, todo lo contrario, es sumar la experiencia de nuestros profesionales para encontrar a las personas más idóneas para asistir a uno de los grupos más vulnerables de nuestra población, como lo son las personas en situación de calle”.
Finalmente, el Seremi Jélvez insistió que se mantiene un monitoreo constante en el trabajo mancomunado entre Desarrollo Social y Familia, más el Hogar de Cristo, “porque nosotros estamos seguros que siempre su labor está guiada por la justicia, el respeto y la solidaridad”.