Una compleja situación es la que vive, María Marina Márquez Pichuncheo, una joven madre de tres niños, a quien le habría diagnosticado, según denuncia, de manera tardía un cáncer y además dice sentirse abandonada del sistema de salud pública, en particular del hospital de Puerto Aysén.
Puerto Aysen.- “En estos momentos yo tengo un cáncer servicouterino terminal, esto fue producto de una negligencia médica de parte de las matronas del hospital de Puerto Aysén. En el año 2007 a mí me arrojó un PAP alterado y a mí no se me avisó, si no me hubiese dado la hemorragia en noviembre del año pasado y en ese momento ellas se dieron cuenta que yo tenía un cáncer. Pero lamentablemente para mi llegue demasiado tarde, estuve dos meses y medio en Valdivia y me fue mal lamentablemente, en vez de disminuir avanzó el cáncer, me tiene comprometido un pulmón y parte del otro”.
María Márquez, señala que ha esperado una explicación del hospital y las matronas de Puerto Aysén, algo que hasta el momento no ha ocurrido, asegura. “Yo hasta el momento no tengo ninguna explicación de las matronas, ningún funcionario del hospital se ha acercado a mi hogar. Yo vi a la directora que supuestamente me había enviado una carta hablando sobre el tema, cosa que a mí no me ha llegado. Acá no se ha acercado la directora, yo encuentro muy malo lo que hizo, porque ella es mujer, es mamá, porque mienten, porque son así”.
Debido a la actual contingencia sanitaria y en su condición, no es recomendable que viaje a Coyhaique en bus por el peligro al que se ve expuesta, por ello ha solicitado al hospital de Aysén se facilite la ambulancia para su traslado y, “me han negado la ambulancia en tres ocasiones, cuando yo he querido ir a Coyhaique a mis controles o las quimio yo he solicitado la ambulancia, pero ellos me la niegan.”.
La joven madre aisenina, asegura que la habrían desahuciado, indicando que le quedarían solo dos meses de vida. “En este momento yo me estoy ateniendo en Coyhaique, estoy en quimioterapia, pero estas son para estar más días con mis hijitos, no son para sanarme ni nada. Me hubiese gustado haber tenido una mejora, como todas las personas que logran superar esto, pero yo no lo tengo lamentablemente, por culpa de las matronas. Yo lo único que digo es que, se haga justicia y que ojala no le pase a ninguna otra mujer lo que me pasó a mí, que esto sirva de experiencia para las mujeres de acá de Aysén, cuando vayan a ver su PAP, que le den su respaldo, cosa que a mí no me dieron y encuentro que fue una injusticia”, concluyó señalando entre lágrimas, María Márquez.