Ganaderos piden que las autoridades y organismos competentes adopten medidas para enfrentar el daño a la producción ovina.

Cochrane.- Al menos 80 lanares murieron en las últimas horas en las cercanías de Cochrane, 330 kilómetros al sur de Coyhaique, producto del ataque de jaurías de perros, según denunciaron pequeños productores ganaderos.
Jorge Romero, propietario de un predio en el sector Laguna del Diablo, a unos 14 kilómetros de Cochrane, efectuó la denuncia y espera recuperar con el seguro parte de las pérdidas. “Once ovejas me mataron y cuatro quedaron heridas, ovejas al parir. Un vecino me llamó, dijo que andaban como seis perros arriba, así que fui a ver mis ovejas y empecé a encontrarlas muertas”, relata.
Más dramática fue la situación de Belisario Paredes Oyarzo, dueño de un predio ubicado hacia el sector San Lorenzo, a doce kilómetros de Cochrane, donde el ataque significó la muerte de 70 de sus lanares.
En su caso la pérdida es total y le golpea fuerte, toda vez que no accede a ningún seguro para paliar parte del siniestro. Por ello, el socio de la Asociación Gremial Río Báker enfatiza la necesidad de medidas concretas, como la posibilidad de cazar los perros sin dueños.
“Quiero de alguna u otra forma una Ley de Caza de estos perros vagos y que la autoridad local, regional y nacional nos pueda echar una mano, eliminar esos perros. Sabemos que hay muchos protectores de animales, pero a mí me gustaría que vean el montón de ovejas que tengo muertas, rumas de ovejas muertas, y esos también son animales”, señaló.
Añadió que es urgente adoptar medidas concretas. “Nosotros podemos generar miles de ordenanzas, miles de trabas y multas pero la responsabilidad está en la casa, y no sacamos nada con sacar multas si termina en un círculo vicioso”, puntualizó.
Para el gerente de la A.G Río Báker, Cristian Fuentealba, es fundamental que la problemática se aborde cuanto antes. “Esta es una situación que se repite. Cada cierto tiempo vemos ataques de perros en rebaños de diferentes productores y, lamentablemente, la mayoría de los afectados no denuncian, profundamente frustrados al ver que su ganado, el sustento de sus familias, muere o queda gravemente mutilado por el ataque de perros. Para nosotros es muy importante como organización y representantes de campesinos, que las autoridades tomen cartas en el asunto, en una problemática que afecta al mundo campesino a nivel de todo Chile”, afirmó.
La Organización Mundial de Sanidad Animal define alos perros asilvestrados como aquel perro doméstico que ha vuelto al estado silvestre y ya no depende directamente del ser humano.En tanto las jaurías actúan de manera jerárquica, donde los más experimentados enseñan conductas agresivas a los más jóvenes, generando estrategias de ataque que consiguen gran efectividad para matar o herir a la víctima.
En la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados permanece desde noviembre de 2018 sin tramitación una moción legislativa que insiste en declarar a los perros asilvestrados como especie exótica invasora y propone su captura, caza y control a más de 200 metros de vivienda rural o poblado, mediante la Ley 19.473 de Caza y su Reglamento.