Según las proyecciones del Mineduc, el cierre de los establecimientos y otros factores causados por el Covid-19 podría elevar a cerca de 1.600 los casos de abandono escolar en la zona.
Aysen.- La llegada del Covid-19 a todas partes del mundo afectó al sistema escolar de una forma nunca antes vista. Según calcula la Unesco, 1.600 millones de estudiantes suspendieron sus clases presenciales, lo que no solo afecta la calidad y ritmo de sus aprendizajes, sino que además aumenta la posibilidad que la deserción escolar suba dramáticamente, especialmente entre la población vulnerable.
Hoy a nivel nacional existen más de 186 mil niños, niñas y jóvenes de entre 5 y 21 años que no han completado su educación escolar y no asisten a un establecimiento educacional. Esta preocupante cifra podría aumentar a 267.822 según proyecciones del Ministerio de Educación (Mineduc), producto de la interrupción de clases presenciales y otros factores causados por el Covid-19.

El Seremi de Educación Sergio Becerra Mera señaló que en la región de Aysén esta posibilidad también existe. A 2019 en la zona 1.252 niños y jóvenes entre 5 y 21 años se encontraban fuera del sistema escolar, es decir, que no asistían al colegio y no habían terminado 4° medio, lo cual corresponde al 4,6% de las personas en ese rango etario.

“Si bien esta cifra ya es alarmante, podría aumentar luego de esta pandemia. De acuerdo a la proyección del Mineduc, solo durante 2020 el número de desertores podría aumentar en 346 estudiantes, llegando hasta los 1.598, lo que implica un aumento del 28% en el total de estudiantes en esta situación en un solo año. Con esto se pondría fin a la sostenida baja experimentada en la región entre años 2012 y 2019, cuando marcaba 1,3%, tras el peak experimentado entre 2011 y 2012 cuando se llegó al 3,1%, luego de prolongados paros en el sistema educativo”.

Sergio Becerra señaló que, por ello es relevante mantener a los estudiantes conectados con sus escuelas. El Mineduc tiene como uno de sus principales objetivos la inclusión de estudiantes que han desertado del sistema escolar o que estén en riesgo de hacerlo.

“En el marco de la actual pandemia es de máxima importancia retener a los estudiantes en los colegios, ya que es la única manera de nivelar la cancha, por lo que necesitamos que la relación entre la comunidad educativa y nuestros niños se haga más fuerte”.

Para abordar esta situación, el Mineduc conformó un grupo de trabajo transversal de expertos y académicos, quienes tras un mes y medio elaboraron un documento con 15 propuestas que tienen como objetivo detectar oportunamente el riesgo de la exclusión escolar, proveer a los establecimientos educacionales herramientas concretas que los ayuden en la retención y medidas para la reinserción de los alumnos que ya se encuentran fuera del sistema.

Entre estas medidas destacan:
Envío masivo de SMS a más de 11.600 apoderados de niños y jóvenes que estuvieron matriculados en 2019 y abandonaron los estudios en 2020.
Extensión del Sistema de Alerta Temprana (SAT) para todo el sistema educativo. Esta herramienta permite que los establecimientos educacionales identifiquen a los estudiantes con mayor riesgo de deserción escolar.
Creación de una herramienta de gestión del contacto que se está sosteniendo con los estudiantes, para poder identificar a quienes no tienen contacto habitual con el establecimiento y las razones por las que esto ocurre.
Generación de reportes periódicos de ausentismo, lo que permitirá a cada establecimiento educacional identificar casos de ausentismo crónico individualizado y tomar medidas de gestión oportunas,
Difundir a través de redes sociales y una página web, buenas prácticas en prevención de la deserción que han sido exitosas en algunos establecimientos. La idea es que quienes se interesen en conocer más de estas iniciativas puedan tomar contacto directo con cada colegio.
Generar más espacios de reencuentro educativo para el año 2021 para que niños y jóvenes que se encuentran fuera del sistema retomen sus trayectorias educativas.

Perfil de la deserción escolar en Aysén
Al analizar el perfil de los estudiantes que han dejado el sistema escolar, podemos ver que el 7,9% de los hombres entre los 5 y 21 años han abandonado los estudios, mientras que en el mismo rango etario las mujeres lo han hecho en un 5%.
En tanto, si evaluamos por zona, es el sector rural donde se evidencia un mayor abandono de los estudios entre quienes tienen entre 5 y 21 años, alcanzando el 5,4%, mientras que en las zonas urbana llega al 4,5%.
En tanto, son los colegios Municipales los que presentan una mayor deserción escolar llegando al 5,6% de personas entre los 5 y 21 años, mientras que los particulares subvencionados alcanzan el 3,8%.