Como es tradición cada año, el 09 y 10 de julio, todos los jóvenes que ingresan al Ejército de Chile, ya sea a la Escuela Militar, Escuela de Suboficiales o a cumplir el Servicio Militar, desde Arica a Punta Arenas, participan en la tradicional ceremonia del Juramento a la Bandera, la cual se realiza con motivo del patriotismo, valentía y sacrificio que demostraron los 77 jóvenes chilenos que en el año 1882, mientras se desarrollaba la Guerra del Pacífico, murieron peleando por Chile, en la de Concepción en la sierra peruana.
Puerto Aysen.- Este año, debido a la pandemia que afecta el país, y al ingreso de los nuevos soldados en el mes de septiembre, el juramento se realiza en octubre, pero cargado del simbolismo y la tradición que lo caracteriza, pues hoy más que nunca, se ha hecho visible el compromiso que cada integrante del Ejército tiene por servir fielmente a nuestra Patria y compatriotas.
En este contexto, este viernes 30 de octubre, en una solemne ceremonia, y bajo todas las medidas y protocolos sanitarios, los Soldados Conscriptos pertenecientes al Regimiento N°8 “Chiloé” provenientes de la Región Metropolitana y la Región de Aysén, se comprometieron con la Patria hasta rendir la vida si fuese necesario, en honor al hecho más heroico de la historia militar de Chile, el Combate de la Concepción, donde soldados chilenos entregaron su vida por la Patria y su Bandera.
En tal sentido, tan importante y emotivo acto se realizó en el patio de formación y fue presidida por el Comandante de la Unidad Regimentaria, Coronel Gonzalo Echeverría Ramírez.
La alocución estuvo a cargo del Mayor Mauricio Pérez Luco, en la que destacó el arrojo y valentía de los 77 jóvenes Chacabucanos en el “Combate de la Concepción”.
Posteriormente, se procedió a la toma del juramento de los Soldados Conscriptos, quienes demuestran la profunda vocación de servicio a la Patria, compromiso que han adquirido de forma voluntaria con Chile, cobrando mayor relevancia este año, pues estos jóvenes han ingresado a la Institución en un momento complejo a nivel mundial, como es la Pandermia por el COVID-19, con la única intención de apoyar a la comunidad en forma incondicional. Luego de jurar frente al Pabellón Patrio, y al finalizar la segunda parte de la alocución, se procedió a las descargas de rigor, sellando así tan emotiva ceremonia.
Es importante resaltar, el compromiso con Chile, la solidaridad, la ayuda desinteresada y el anhelo de vencer a la pandemia, es la mayor motivación que tienen los jóvenes conscriptos que hoy juraron, así como lo señala el Soldado Conscripto Andrés Abarca Norambuena, de la ciudad de Santiago “Me inscribí de forma voluntaria, inspirado en una tradición familiar que nace de mis abuelos, quienes fueron los primeros en realizar el Servicio Militar en el Ejército de Chile. Hoy con orgullo visto el uniforme, dispuesto a entregar todo de mi, para desarrollarme y crecer como militar, apoyando a mi país en esta zona austral”.