La constatación de los espacios de detención obedece, entre otros objetivos, a una preparación de lo que serán las futuras atenciones por parte de defensores públicos a detenidos en dichos lugares, en una etapa previa a la audiencia de control de detención y formalización.

Aysen.- Desde octubre de 2019 el número de personas detenidas en la región aumentó exponencialmente, primero a causa de la revuelta social y, desde marzo de 2020, por infracciones a las normas higiénicas y de salubridad pública. Es por esta razón que la Defensoría Regional de Aysén está próxima a instaurar un nuevo sistema de atención a las personas que se encuentren detenidas en comisarías de Carabineros y cuartales de la Policía de Investigaciones (PDI).

Así lo informó Jorge Moraga Torres, Defensor Regional de Aysén, quien para estos efectos inspeccionó – junto a un equipo de dicha institución – los recintos de Carabineros y PDI de Puerto Aysén, Puerto Chacabuco y Coyhaique, donde permanecen las y los detenidos en espera de su audiencia de control de detención.

“A lo largo de los años – explicó el Defensor Regional – nuestra institución ha ido imponiéndose metas que avanzan cada vez hacia una atención más completa y de alta calidad, por lo que hoy buscamos entregar atención a nuestros usuarios y usuarias, ya no sólo desde la audiencia de control de detención, sino antes, cuando la persona está detenida y se encuentra en una celda esperando el siguiente paso en el sistema”.
AUMENTO DE DETENIDOS POR CARABINEROS
De esta manera, Jorge Moraga, junto a Cristian Cajas, jefe regional de la Unidad de Estudios, el pasado miércoles recorrieron los sectores habilitados para detenidos en la 1° Comisaría de Coyhaique.

Según lo explicado por el comisario, mayor César Leiva, especialmente desde el inicio de la pandemia han aumentado diariamente, en aproximadamente un 60 por ciento, el número diario de detenidos en la capital regional. “Contamos con tres celdas para separar a detenidos por tramo de edad (adolescentes y adultos) y género y, si nos viésemos sobrepasados – especialmente porque hoy debemos mantener espacios de distancia social entre los detenidos – podríamos recurrir a las unidades de Carabineros más cercanas, lo que hasta ahora no ha sido necesario”, expresó.

El equipo de la Defensoría Regional revisó los protocolos de seguridad y sanitarios dispuestos para la unidad desde que la o el detenido ingresa al recinto policial, hasta que comparece a su audiencia por video conferencia, pasando por etapas de ingreso de datos, registro personal y permanencia en celdas.

REALIDAD DE PTO. AYSEN Y CHACABUCO
En Puerto Aysén y Puerto Chacabuco, bajo la guía del teniente de Carabineros Angelo Gaete, subcomisario administrativo, fue posible inspeccionar los vehículos de transporte de detenidos y las celdas de detención de la 2° Comisaría de Puerto Aysén. Misma situación se repitió en el retén de Puerto Chacabuco.

En ambos lugares además de conocer la implementación del sector detenidos, el Defensor Regional se interiorizó sobre los protocolos de seguridad y sanitarios que actualmente se aplican en las detenciones, desde sus inicios y hasta las respectivas audiencias judiciales que se realizan por video conferencia.

En este punto, el teniente Gaete explicó que “actualmente y desde hace más de un mes, las personas detenidas que deben permanecer más tiempo en dicha condición, son trasladadas al retén de Puerto Chacabuco, donde existen mejores instalaciones para que una persona pueda permanecer detenida en espera de su audiencia”.

Moraga, en tanto, comentó que pese a las malas condiciones en que actualmente se encuentra el sector de detenidos de la Comisaría de Puerto Aysén, es destacable la buena voluntad de parte de carabineros en cuanto a facilitar espacios a la defensa pública para una primera entrevista entre la o el detenido y su defensor.

“Frente a nuestro requerimiento, en las tres unidades de Carabineros visitadas, nos encontramos con todas las facilidades para contar con un espacio de atención segura y privada donde poder conversar con las y los detenidos, antes de sus respectivas audiencias (…) en breve, nuestros defensores acudirán con mayor frecuencia a la comisarías en un nuevo procedimiento que iremos ajustando pero que sabemos será lo mejor para nuestros usuarios y usuarias”, señaló el Defensor Regional.

DEPENDENCIAS PDI
El mismo equipo de la Defensoría Regional de Aysén – al que se sumó Ricardo Flores, defensor local de Coyhaique – inspeccionó las dependencias del cuartel de PDI ubicado en Calle Baquedano. En esta oportunidad, el Subprefecto Alberto Vásquez, jefe (S) de la Prefectura Provincial de Coyhaique, junto al jefe de cuartel, subprefecto Rubén Arancibia, acompañaron e informaron sobre los protocolos de seguridad y sanitarios, establecidos para traslados y permanencia en el sector de detenidos.

“Constatamos que el cuartel, construido no hace muchos años, cuenta con medidas de seguridad físicas y sanitarias, y también de dignidad para las personas detenidas – señaló el Defensor Regional – contamos además con la voluntad de disponer espacios en donde nuestros defensores y defensoras puedan entrevistarlos en condiciones aceptables de privacidad”.

Jorge Moraga comentó que la privacidad en entrevistas telefónicas en tiempos de pandemia, es uno de los temas que exige buscar nuevas alternativas para asegurar la privacidad del detenido en su diálogo con su defensor, respetando la seguridad que exigen los protocolos policiales.

Durante la inspección en el cuartel PDI de Puerto Aysén, Eduardo Charpentier Mejías, subprefecto y jefe de la Bicrim, acompañó la inspección explicando en detalle los estrictos protocolos de seguridad y sanitarios que se ponen en marcha frente a la detención de una persona.

Respecto de las reconocimientos efectuados en sus cuarteles, el Jefe Regional de la PDI Aysén, Prefecto Rafael Guerra, destacó el interés y agradeció la visita del Defensor Regional, Jorge Moraga, a las dependencias policiales de la región, señalando que “siempre es importante estar coordinados con los diferentes actores del sistema de justicia penal en Chile”.

A ello que agregó que “la Policía de Investigaciones siempre ha dado garantías de que trabaja bajo un marco legal, que somos una policía garante de los derechos de las personas y, por lo mismo, nos preocupamos de poder brindar a las diferentes personas que acuden a nuestros cuarteles policiales las condiciones de seguridad e integridad que toda persona merece en el respeto a su dignidad como ser humano”, destacó el Jefe Regional.

En ese mismo sentido, el Prefecto Guerra recordó que el Plan Estratégico de la PDI plantea como uno de los pilares fundamentales el respeto de los derechos humanos, “tenemos la obligación de generar las condiciones necesarias para un buen trato dentro de los cuarteles policiales, tanto para detenidos, imputados y víctimas. Para ello existen protocolos de actuación y reglamentación interna institucional que regulan el respeto irrestricto a las personas, cualquiera sea su condición”.

DERECHOS DEL DETENIDO
Cabe señalar que entre los derechos que asisten a las personas detenidas en comisarías o cuarteles PDI, se consigna el de permanecer en celdas diferenciadas por edad (adultos y adolescentes) y género, de manera de evitar situaciones que pudieran vulnerar la integridad de quien es detenido.

En el actual contexto de pandemia por COVID-19, las y los detenidos deben permanecer en las celdas con sus mascarillas puestas, en espacios que les permitan mantener la distancia social. Si no cuentan con mascarillas, sus aprehensores les asignarán una, así como alcohol gel para limpiar sus manos.

Por otra parte, para evitar la expansión del virus, las zonas donde permanecen las personas detenidas deben ser aseadas y desinfectadas con regularidad de manera de cuidar la salud de detenidos, policías y comunidad.

“Durante las inspecciones a los principales recintos policiales de detención de la región – señaló Jorge Moraga – pudimos comprobar la voluntad de las policías de mantener un espíritu colaborativo con la defensa penal pública. Por otra parte, observamos que las medidas sanitarias que exige el contexto actual están siendo cumplidas en sus espacios físicos y con la implementación de protocolos que norman los pasos a seguir; no obstante, como defensores penales públicos y garantes de derechos siempre estaremos atentos para que estas sean cumplidas y se respete la dignidad, derechos y garantías de cualquier persona que sea detenida”, señaló Jorge Moraga.