Tras la noticia del descubrimiento por parte de un grupo de Geólogos de la Universidad de Chile, “Mate Grande” fue pauta obligatoria no sólo regionalmente, sino también a nivel país, el hallazgo del centro eruptivo, causó asombro en la población al conocer su proximidad a la provincia de Aysén, lo que de inmediato generó alarma en la ciudadanía.

Coyhaique.- Se trata del resultado de cinco años de investigación, de científicos de la Universidad de Chile, que identificaron un nuevo volcán en la Patagonia Chilena, al que llamaron “Gran Mate”, por la forma que tiene la caldera de cinco km de diámetro, parecida a la boca de un mate por la cual se introduce la yerba.
El volcán, que se considera activo por tener menos de 5.000 años de antigüedad, está ubicado en la falla Liquiñe-Ofqui, a 80 kilómetros al suroeste de la ciudad de Coyhaique en la región de Aysén.
Al respecto, el Seremi de Minería de Aysén, Julio Zúñiga Morales, fue enfático en señalar que el descubrimiento de Mate Grande es un hito nacional que enriquece el conocimiento del volcanismo regional, “en primer lugar, para tranquilidad de la población hay que señalar que la denominación de activo para un volcán se utiliza para todas aquellas estructuras volcánicas que presentan actividad en los últimos 10 mil años, aunque a la fecha su recurrencia sea inexistente o baja; en segundo término, hay que señalar que Sernageomin realiza un trabajo permanente de vigilancia volcánica a lo largo de todo el país y muy especialmente en la región de Aysén, evaluando permanentemente las distintas variables de riesgo con información directa e indirecta obtenida desde sus estaciones de monitoreo e información satelital.”

Finalmente, el jefe de la cartera minera, indicó que investigaciones como la realizada contribuyen a enriquecer el conocimiento del volcanismo regional y en particular de la falla Liquiñe Ofqui y la interacción y distribución volcánica que existe en torno a ella.