Destacada es la labor de los asistentes de la educación y en especial de los auxiliares que se han capacitado y desarrollan el permanente trabajo de sanitización del establecimiento.

Chile Chico.- Una vez concluido el mes de abril, en la escuela Básica Municipal de Chile Chico, realizan un balance bastante positivo del trabajo de toda la comunidad educativa en la implementación y ejecución de las medidas preventivas, que eviten contagios por coronavirus en el establecimiento. Es así que, hasta el día de hoy y aproximadamente a un mes y medio de haber retomado las clases presenciales, no hay mayores inconvenientes. Pero también se advierte que hay temas que se deben mejorar, en base a los planes ya establecidos, señaló la directora Carolina Lazo.
“Llevando casi un mes y medio de clases presenciales, nos hemos ido dando cuenta de varias cosas. Nosotros hicimos el plan de funcionamiento para las clases presenciales de 2021 el año pasado, pero cuando uno se enfrenta a la realidad, van apareciendo situaciones que nos indican que tenemos que ir mejorando ciertas cosas. Los protocolos que tenemos en el establecimiento, parten de la base de los protocolos que emanan desde el Ministerio de Salud y de Educación. Pero creíamos que en este tiempo, teníamos que reforzar las medidas de salud para que tanto los estudiantes y nuestros funcionarios se sintieran un poco más seguros”.
La implementación de medidas sanitarias no debían significar una recarga laborar para los auxiliares de la escuela, por ello, se buscaron alternativas eficientes y tecnológicas, añadió la directora.
“Y es por eso que hemos tratado de ir adquiriendo equipamiento que permita primero, sanitizar de una forma rápida, efectiva y que no sea una recarga laboral para los auxiliares que tenemos en este minuto haciendo ese trabajo. También porque teníamos la idea de ir mejorando ciertas cosas, por ejemplo, en los ingresos de nuestro establecimiento tenemos el pediluvio, alcohol gel, los funcionarios toman la temperatura antes de entrar. Pero sentíamos que la manipulación del termómetro y de la perilla del alcohol gel, estaban un poco sobre intervenidas”.
De esta forma, se adoptan nuevas medidas que vienen a incrementar la prevención de contagios y entregar aún más seguridad a los padres, apoderados, funcionarios y por supuesto a los estudiantes, remarcó la directora Carolina Lazo.
“La última compra que realizamos fueron dos tótems, que son puntos de sanitización, lo bueno es que son sin contacto y esto permite que nadie manipule ni perrilla, ni termómetro, nada. Todo es sin contacto, con sensores, por lo tanto, permite evitar la manipulación de los equipos y además que sea más rápida la entregada. Así logramos que los funcionarios, los estudiantes, no se aglomeren en la entrada del establecimiento, tanto en la básica como en la pre básica”.
La directora de la escuela Básica Municipal de Chile Chico, Carolina Lazo, agregó que lo importante es mantener las medidas preventivas, las que se suman a un permanente calendario de sanitizaciones semanales del establecimiento.
“Contentos porque en realidad vamos mejorando, la idea es que logremos mantener todos estos protocolos y estas acciones que estamos llevando a cabo. Nosotros sanitizamos por lo menos dos veces a la semana la escuela completa y eso nos da la tranquilidad de que por lo menos aquí tenemos un espacio seguro para todos, principalmente para nuestros niños y niñas. Eso deriva en que hoy tenemos un alto porcentaje de asistencia, lo que nos tiene muy contentos y muy tranquilos”.
También la escuela Básica Municipal de Chile Chico adquirió recientemente algunos equipos denominados, vaporizadores sanitizantes, los que permiten desinfectar amplias áreas con material debidamente autorizado para aquello, proceso que una vez realizado, dura al menos 48 horas en las superficies intervenidas. Con estos equipos los funcionarios del establecimiento, principalmente los auxiliares fueron capacitados por el ingeniero en prevención de riesgos del municipio, Samuel Harambour y que hoy en día operan sin mayores problemas.