En la Región de Aysén 67 estudiantes de Cuarto Medio han perdido un 61% de sus horas prácticas (571) lo que supone un tercio de la formación necesaria para su especialidad.
Aysén.- Pese a que poco a poco los establecimientos educacionales del país están reabriendo sus puertas para que sus estudiantes continúen con las actividades presenciales, el Seremi de Educación de Aysén Sergio Becerra Mera mostró su preocupación por los estudiantes de Liceos Técnico profesionales (TP) de la región, uno de los sectores más afectados por la suspensión de clases presenciales a causa del Covid-19.

De acuerdo al Ministerio de Educación en el país más de 150 mil estudiantes de esta modalidad educativa se han visto afectados por la pérdida de horas prácticas, particularmente aquellos de los 409 liceos TP del país que no han reanudado clases presenciales desde marzo de 2020.

En la Región de Aysén, 67 estudiantes de Cuarto Medio Técnico Profesional han perdido un 61% de sus horas prácticas (571) por la no realización de clases desde 2020, lo que supone un tercio de la formación necesaria para su especialidad. En tanto, durante el año escolar 2020, 658 estudiantes de 3° y 4° Medio Técnico Profesional perdieron en promedio 436 horas prácticas, lo que equivale al 52% de su formación.

Sergio Becerra calificó esta situación como muy grave por lo que hizo un llamado a que los establecimientos mantengan abiertas sus puertas. “Es importante que en la medida que las condiciones sanitarias lo permitan, los sostenedores, especialmente los municipios, hagan los esfuerzos necesarios para que los estudiantes vuelvan o permanezcan en la presencialidad, Son ellos los principales sostenedores de la educación pública y es fundamental que aseguren el derecho de los alumnos a la educación. La pandemia nos ha llevado a una situación crítica en cuanto a la pérdida de los aprendizajes, por lo que tenemos que hacer todos los esfuerzos para recuperarlos cuanto antes”.

Asimismo, los estudiantes del área técnico profesional son quienes valoran positivamente el retorno a las clases presenciales.

Ricardo Haro, estudiante de 4° Medio de la especialidad de Mecánica del Liceo Politécnico A 1 de Puerto Aysén expresó que “La formación técnico profesional siempre se ha dado en forma presencial en la sala de clases. Ese es el espacio donde aprendemos integralmente. Para nosotros como alumnos de la enseñanza técnico profesional las clases presenciales son fundamentales y en el año 2020 perdimos la posibilidad de formarnos técnicamente y desarrollar las habilidades propias de nuestra especialidad. Por eso este año son tan importantes las clases presenciales porque nuestra formación se logra haciendo, practicando en los talleres transformando lo teórico en acciones prácticas y esto lo podemos hacer en las clases no en forma virtual”.
Por su parte, Javiera Jara estudiante de 4° Medio de la Especialidad de Enfermería del Liceo Politécnico A 1 expresó. “Para mi es importante asistir presencialmente a clases porque es en el liceo donde están los laboratorios clínicos y ahí se realizan las actividades prácticas de la especialidad, trabajando en equipo y aprendemos de nuestros errores. y es una herramienta de evaluación”.

Cabe consignar que en el presente año escolar en todo el país más de 74 mil estudiantes acumulan 123 horas prácticas perdidas para su formación específica y en la región de Aysén 133 estudiantes de 3° y 4° Medio Técnico Profesional han perdido en promedio 127 horas prácticas de su formación específica.