El Seremi de Desarrollo Social y Familia Marcelo Jélvez, confirmó que se discuten en el Poder Legislativo las modificaciones que aumentan los montos y la cobertura del beneficio. Advirtió que la nueva versión propone que 120 mil hogares que no cobraron sus importes al 31 de diciembre del 2020 y que caducaron, estén disponibles aprobada la ley. También manifestó que este sábado 29 comienza el pago de mayo que se adelanta y que la postulación de junio se inicia el 05 de ese mes.
Aysén.- El Ingreso Familiar de Emergencia cumplió su primer año y el Ejecutivo presentó una nueva versión Universal, la que ya está en el Congreso y se discute desde esta semana. El Proyecto de Ley aumenta los montos y la cobertura, llegando al 100% del Registro Social de Hogares.
“De esta manera el IFE Universal podría llegar a más de 14,8 millones de personas, lo que se traduce en siete millones de hogares a nivel nacional. Regionalmente, al 30 de abril, ya son parte del beneficio 33 mil hogares de los 40 mil que componen el Registro Social de Hogares en el territorio”, explicó el Seremi Marcelo Jélvez.
La autoridad detalló que “quienes están en el tramo del 91 al 100% del Registro Social de Hogares y que cuenten con un per cápita menor o igual a $800 mil obtendrán el beneficio de acuerdo con la nueva propuesta. Sin embargo, a este grupo en específico se le pedirán datos como por ejemplo declarar sus ingresos y que actualicen su situación, porque hay familias que, pese a tener altos ingresos, han sido afectadas por la pandemia, por pérdida de sus fuentes laborales o una baja considerable en sus entradas económicas”.
Al promulgarse la ley, el IFE Universal será entregado por tres meses: junio, julio y agosto de 2021, lo que está sujeto a la evolución de la pandemia y se extendería. “Respecto a los montos, la modificación presentada apunta a ser equivalente a la Línea de la Pobreza, lo que significa que un hogar de una persona recibirá un aporte de 177 mil pesos, uno de cuatro llegará a los 467 mil pesos y un hogar de 10 personas accedería a un importe de 887 mil pesos”, afirmó el Seremi.
También se comunicó que “existen 120 mil hogares a nivel nacional que tienen uno o más pagos del IFE, en 2020, caducados al 31 de diciembre pasado, los que han sido considerados en el Proyecto de Ley del Ingreso Familiar de Emergencia Universal y les permitirá recuperar esos fondos”, comunicó el Seremi.
“Quienes ya son beneficiarios del Ingreso Familiar de Emergencia mantienen su categorización de automáticos, por lo que no será necesario que vuelvan a solicitar el beneficio, pues lo que se discute es una modificación a la normativa que es parte de la Ley de Presupuesto de la nación”, manifestó Marcelo Jélvez.
Por su parte, desde la Secretaría Regional Ministerial de Desarrollo Social y Familia, informaron que ya se encuentran coordinando dos despliegues, uno ligado a las dudas o consultas sobre el Registro Social de Hogares y otro para una avanzada por cada localidad de la región, tal como se hizo para solicitar el IFE Ampliado.
“Tenemos previsto seguir reforzando los alcances del Registro Social de Hogares, que es una herramienta fundamental para acceder a los beneficios del Estado. La idea es seguir capacitando a funcionarios públicos, dirigentes y ciudadanos en general. Asimismo, ya estamos planificando un despliegue para estar presente en todo el territorio y llegar al grupo objetivo que es potencial beneficiario de la versión Universal del IFE”, ahondó el Seremi Marcelo Jélvez.

El Primer Año del IFE
Este 23 de mayo se cumplió el primer año del Ingreso Familiar de Emergencia, lo que en la región significó una inyección de 24 mil 261 millones 550 mil pesos al 30 de abril 2021. “Sin embargo, justo un año antes en el Poder Legislativo se daba uno de los debates más importantes en materia social de la historia de Chile. Había que resolver rápidamente cómo seguir respondiendo a las necesidades de las familias más vulnerables del país -afectadas por las consecuencias de la pandemia- tras el Bono Covid, que significó una ayuda económica única y extraordinaria. La misión, lograr acuerdos entre oficialismo y oposición para aprobar una ley con una alternativa más permanente en el tiempo”, recordó el Seremi Jélvez.
En ese contexto nació el Ingreso Familiar de Emergencia, en momentos en que las pautas mediáticas del país se dividían en la implementación del Plan Paso a Paso, los Reportes Covid 19 y la complicada realidad en otros países.
“Allanar el camino para lograr lo que hoy tenemos no fue fácil. Desde el inicio de la contingencia sanitaria el debate parlamentario siempre presentó discrepancias con las propuestas del Ejecutivo, las que en todo momento estuvieron abiertas a revisarse y a modificar lo que fuera necesario, tal como se hizo. Sin embargo, era un momento en que no se sabía bien a qué nos enfrentábamos, por eso todo era un desafío, quizás el más exigente fue trabajar contra el tiempo y, al igual que hoy, responder ante el apremio con una alternativa rápida, sólida y efectiva. Primaron las medidas con carácter progresivo y de responsabilidad fiscal, porque de lo que sí estábamos seguros, era que el Bono Covid sería la primera acción de otras opciones que vendrían”, explicó el Secretario Regional Ministerial de Desarrollo Social y Familia Marcelo Jélvez.
¿Qué buscaba este primer Ingreso Familiar de Emergencia? Beneficiar a un millón 780 mil hogares, llegando así a 4,5 millones de chilenos, todos ellos situados en el umbral del 40% más vulnerable del Registro Social de Hogares. En Aysén, la cobertura alcanzó a más de 14 mil hogares en el territorio y el pago -de acuerdo con la ley-, se traduciría en un 100% del monto correspondiente el primer mes, un 85% para junio y un 70% para julio del 2020.
“Con el paso de las semanas se perfeccionó la ley para dar paso al Nuevo Ingreso Familiar de Emergencia, que ‘vio la luz’ a fines de junio de 2020 ¿Qué significó? Hacer la diferenciación entre ingresos formales e informales, como la irrupción de un Indicador Socioeconómico de Emergencia (ISE), que permitió aplicar otra perspectiva de la situación que sigue siendo dinámica por las consecuencias de la pandemia. Se aumentaron los montos, las coberturas y los pagos decrecientes pasaron al olvido”, recordó Marcelo Jélvez que asumió el 24 de abril de 2020.
Llegó agosto y septiembre de 2020 y bajo la bajada de ‘+Simple + Expedito’ el Ingreso Familiar de Emergencia ya sumaba su cuarto y quinto pago del año. Para el Sexto, el IFE con mayor alcance del año pasado a nivel nacional, se tradujo en la Región de Aysén en más 20 mil hogares beneficiados, que en su conjunto sumaron sobre 50 mil personas, casi la mitad de la población del territorio.
Para diciembre la variante fue el Bono Covid Navidad, el que recibieron automáticamente quienes obtuvieron el pago de octubre, significando una inyección de recursos de mil 283 millones 500 mil pesos.
2021: Nuevo mecanismo
“Mejorar los tiempos de respuesta”. Esa fue la premisa para enfrentar la pandemia desde otra arista, a través del Bono Covid y del Ingreso Familiar de Emergencia Covid. El primero de ellos se orientó para ser un aporte que debía solicitarse cada mes para las familias que residan en comunas en Fase 3 ó 4 y, el segundo, para Fase 1 ó 2. Para cada instancia los montos eran diferentes y sólo se postulaba para quienes estaban en comunas en Cuarentena y Transición.
Llega abril y tras el cierre del período de postulación oficial el Ejecutivo lanza en Ingreso Familiar de Emergencia Ampliado. Abre otro periodo para solicitar el IFE y cambia las condiciones. De esta forma se evolucionó desde un sistema basado en las fases de cada comuna para aplicar beneficios a uno más universal, aumentando la cobertura desde el 60% del Registro Social de Hogares al 80, es decir de 6,5 millones de hogares a 13,3 millones.