La prueba rendida en juicio oral, permitió liberar de cargos a la mujer de 59 años de edad.
Sin embargo, su hijo adolescente fue condenado como autor del hecho a una pena de diez años de internación en régimen cerrado, sentencia que fue recurrida por su defensa, ante la Corte de Apelaciones de Coyhaique.

Coyhaique.- Luego de cinco meses en prisión preventiva, T.C.H.V., mujer de 59 años, fue absuelta de la acusación que pesaba en su contra por el homicidio de un adulto mayor, ocurrido el 01 de noviembre de 2020 en el domicilio de la víctima, ubicado en calle Cerro Panguilemu de Coyhaique.
A la mujer se la acusó de haber participado, junto a su hijo adolescente y un tercero, en la agresión que terminó con la vida del hombre de 80 años, por lo que tanto ella como las otras dos personas fueron puestas en prisión preventiva e internación provisoria, en el caso del adolescente.
Los hechos
El trágico hecho ocurrió alrededor de las seis de la mañana de ese 01 de noviembre y según señala el tribunal en su sentencia, quedó establecido que a esa hora la mujer y su hijo, como era costumbre desde hace un tiempo, llegaron al domicilio de la víctima, donde esa noche se alojaba el tercer imputado de la causa, de iniciales M.A.M.C., quien en ese momento dormía en el segundo piso.
Se inició un altercado y el adulto mayor fue atacado por el adolescente. El ruido despertó a M.A.M.C. quien presenció la agresión, y vio y escuchó a la mujer tratando de detener a su hijo.
Luego, los tres salieron de la casa dejando a la víctima con vida. Dado que madre e hijo se encontraban en situación de calle, y que M.A.M.C. los conocía, se quedaron algunos días en el domicilio de este a las afueras de Coyhaique, hasta que la Policía de Investigaciones los detuvo y fueron formalizados.
Momentos después de la agresión, Carabineros llegó a la casa y trasladó a la víctima al Hospital Regional, donde lamentablemente falleció seis días después.
Mauricio Martínez, defensor penal público de T.C.H.V. señaló que su representada “sólo intervino en el hecho para que su hijo detuviera la agresión en contra de la víctima. Trató de detenerlo, se lo dijo reiteradamente y de ello es testigo tanto el tercer imputado de la causa, quien se encontraba desde antes de la agresión en el lugar, como los vecinos que escucharon lo ocurrido esa fatídica madrugada y llamaron a carabineros”.
El defensor público comentó que más allá de que el adolescente declaró señalándose a sí mismo como quien agredió al adulto mayor, “y esto motivado porque la víctima supuestamente había abusado sexualmente de su madre, fue M.A.M.C. quien fue el testigo presencial, y por sus declaraciones pudimos saber cómo fueron los hechos, su dinámica y con qué se agredió a la víctima”.
Cabe señalar que la mujer además de vivir en situación de calle, presentaba consumo problemático de alcohol.
De esta manera, el Tribunal Oral de Coyhaique, integrado por los magistrados Pablo Freire Gavilán, Mónica Coloma Pulgar y Rosalía Mansilla Quiroz, resolvió en cuanto a la mujer identificada como T.C.H.V. que “no habiéndose demostrado su participación en los hechos, cobra plena vigencia la presunción de inocencia, y deberá ser absuelta de los cargos que se le imputaban”.
Respecto del menor de edad, el tribunal resolvió condenarlo a la pena de 10 años de internación en régimen cerrado con programa de reinserción social; como autor ejecutor directo (…) del delito de homicidio calificado.
En cuanto a M.A.M.C., el tribunal lo condenó como encubridor del delito de homicidio calificado, a la pena de cinco años de presidio menor en su grado máximo y accesoria de inhabilitación absoluta perpetua para derechos políticos y la de inhabilitación absoluta para cargos y oficios públicos durante el tiempo de la condena. Sin embargo, sustituyó la pena corporal impuesta por libertad vigilada intensiva por el lapso de cinco años, debiendo sujetarse a un programa de actividades orientado a su reinserción social.