El Ministro de Educación, Raúl Figueroa, visitó la zona para ver cómo se ha llevado a cabo la vuelta a clases presenciales. Además, aprovechó la instancia para dar el puntapié inicial a los cabildos de estudiantes que se desarrollan en todo el país.

Aysén.- .- Desde que se inició el segundo semestre escolar, la apertura de establecimientos a lo largo del país ha ido aumentando considerablemente, llegando a más de 11.500 recintos educativos que han vuelto a la presencialidad, de ellos 6.949 son colegios, lo que equivale al 74% a nivel nacional.
En la región de Aysén la apertura ha sido constante, y hoy el Liceo Josefina Aguirre Montenegro fue el último en abrir sus puertas para recibir estudiantes, por lo que este miércoles el 100% de los colegios de la región están con clases presenciales.
“Hoy marcamos un hito fundamental que nace en la región de Aysén, y que da una señal muy fuerte y clara a todo Chile. Aysén es la primera región de Chile que tiene a todos sus colegios con actividades presenciales, eso demuestra el compromiso de toda la comunidad educativa. Todos lograron entender que si hay algo que nos debe unir es precisamente la educación como un mecanismo concreto para ofrecer mejores oportunidades a cada uno de nuestros niños, niñas y jóvenes, por eso quiero felicitar a toda la región por el enorme esfuerzo que han hecho, desde el punto de vista sanitario, pero además por haber entendido, que por difícil que sea la tarea de volver a recuperar la presencialidad, es una tarea noble y muy necesaria que supieron llevar adelante con éxito, por eso los frutos se comenzarán a ver desde ahora”, señaló el ministro de Educación, Raúl Figueroa, en su visita a la zona.
El secretario de Estado llegó hasta la Escuela Municipal Nieves del Sur de Coyhaique para conocer desde los mismos estudiantes, profesores y directivos, cómo se ha dado el retorno a las salas de clases. En la visita fue acompañado por la delegada Presidencial Regional Margarita Ossa, el Alcalde de Coyhaique Carlos Gatica y el Seremi Sergio Becerra. Allí representantes de la comunidad educativa aseguraron que “existía bastante ansiedad con respecto al ingreso, una gran necesidad de socialización de los alumnos con sus pares, y ahora han podido hacerlo con todas las medidas sanitarias, porque es difícil reemplazar las clases presenciales. La escuela es un lugar de apoyo, resguardo y socialización”, manifestó el director del establecimiento, Fabián Muñoz.
Los estudiantes se mostraron contentos de poder volver a encontrarse con sus compañeros, y aseguraron que el colegio es “un lugar seguro”, por lo que Nevan Salas, estudiante de 5° básico de la Escuela Municipal Nieves del Sur, aprovechó la visita del ministro para enviar un mensaje a sus compañeros que aún no vuelven a las salas de clases. “Ojalá que mis compañeros vengan a clases porque pueden aprender más acá, en la casa no se aprende tanto como en la escuela”.
Las palabras de Nevan fueron respaldadas por el profesor Francisco Villarroel del mismo recinto, quien manifestó que “la presencialidad es necesaria y mucho más provechosa, porque uno tiene mayor control y avance de los aprendizajes de los niños, y en la pandemia hemos visto un retroceso con respecto a sus niveles de aprendizaje, pero ahora hemos ido retomando las habilidades que están más descendidas”.
Tras la visita a la Escuela Nieves del Sur, el ministro Figueroa continuó su recorrido por la región de Aysén, para dar el puntapié inicial a los cabildos de estudiantes que se desarrollan en todo el país, instancia que busca escuchar a todos los integrantes de las comunidades educativas sobre los desafíos de la educación y ser una hoja de ruta para los próximos cuatro años.
Finalmente, el secretario de Estado envío un mensaje al resto de las regiones del país para que puedan seguir el ejemplo de Aysén.
“La receta es que todos trabajemos con un mismo objetivo. El camino es simple, poner el bienestar de los niños como la principal prioridad, tanto desde el punto de vista de los aprendizajes, como del desarrollo socioemocional. Volver a abrir las escuelas para que estén disponibles para las familias es central, y hacerlo de manera segura es la forma para que las familias sientan la confianza de poder asistir a clases. Hoy el desafío que Aysén le muestra al resto de Chile, ya no es abrir las escuelas, sino generar la confianza necesaria en los apoderados para que ojalá todos envíen a sus hijos a clases cumpliendo con todas las medidas sanitarias y espero decirle a Chile que ese objetivo lo estamos cumpliendo”.

Durante su visita, el Ministro Raúl Figueroa también visitó la Escuela Mater Dei en Coyhaique para conocer la experiencia del plan Escuelas Arriba , que busca recuperar los aprendizajes perdidos en pandemia. Asimismo, concurrió hasta las dependencias de la Universidad de Aysén para acompañar a los estudiantes y profesores que participan en los Cabildos Educativos del Plan Juntos, Chile se Recupera y Aprende y finalmente simbólicamente el sello de Reconocimiento Oficial del Ministerio de Educación al Jardín Infantil JUNJI MI pequeña Estancia.