El equipamiento, cuya inversión supera los $28 millones, beneficiará a decenas de pacientes con afecciones a la piel, evitando arduos tratamientos farmacológicos y traslados fuera de la región para una recuperación oportuna.

Coyhaique.- Luego de una larga espera, comenzó la puesta en marcha de la primera cabina de fototerapia de la región de Aysén, ansiado equipamiento que permitirá el tratamiento oportuno de decenas de pacientes dermatológicos del Hospital Regional Coyhaique que padecen enfermedades tales como psoriasis, vitíligo e incluso cánceres a la sangre que se manifiestan en la piel.
Debido a la llegada de la pandemia por Covid-19 el año 2020, y a pesar de ser un proyecto aprobado el año 2019, la habilitación de la cabina de fototerapia al interior del Hospital Coyhaique fue postergada, comenzando finalmente su funcionamiento hace algunos días.
“Costó mucho, fue un esfuerzo mancomunado de distintos actores, incluyendo agrupaciones de pacientes que contribuyeron a que esto sea una realidad. Esto significa aumentar la cartera de prestaciones y la oferta de servicio que va a beneficiar a muchos pacientes que en materia dermatológica han tenido que salir de la región por largo periodos para la realización de tratamientos que son complejos, y que hoy ya pueden ser realizados aquí”, expresó el director del Hospital Regional Coyhaique, Jaime López.
En tanto, la senadora Ximena Órdenes, quien permanentemente estuvo apoyando la habilitación de este equipo médico de última generación, hizo hincapié en que el ampliar las prestaciones y equipamientos en el único hospital de alta complejidad de la región de Aysén son clave mejorar la calidad de vida de los habitantes de nuestra región, evitando así el desarraigo, que trae consigo altos costos económicos y sociales.
“La región de Aysén debe tener mayor capacidad para resolver los problemas de salud a nivel local y evitar el número de traslados, que es muy significativo. Esta es una iniciativa que nace de los propios usuarios, principalmente de aquellos que sufren de alguna enfermedad dermatológica compleja, y se requería un equipamiento como este, evitando así tratamientos que son muy invasivos, y que obligan a la familia a salir de la región”, señaló.

¿Qué es y cómo funciona?
“Es un equipo que entrega luz ultravioleta tipo B y tipo A, que permiten manejar una serie de afecciones de la piel, tales como vitíligo, psoriasis, dermatitis atópica e inclusive algunos cánceres de la sangre que se manifiestan en la piel. Entrega energía a través de esta luz ultravioleta que va a llegar a toda la piel simultáneamente, ahorrando así la medicación tópica en los pacientes, es decir, cantidades muy altas de cremas de tratamiento o eventualmente el uso de medicamentos inmunosupresores que requieran para enfrentar su enfermedad”, explicó el Dr. Felipe Soto, jefe de Dermatología del HRC.
Según detalla el especialista, el tratamiento implica a lo menos 12 sesiones, que se inicia con uno o dos minutos de exposición para finalmente alcanzar hasta 20 minutos dentro de esta cámara.
“Una persona requiere habitualmente de 12 o 24 sesiones (e incluso más), lo que significaba que las personas debían mantenerse alejadas de sus familias (o de sus trabajos) durante varios meses, y actualmente es algo que se va a poder hacer dentro de la rutina de su día acá en Coyhaique”, precisó.