Risas, nostalgia, anécdotas y emoción fueron los ingredientes que marcaron la ceremonia Cuadro de Honor, que este jueves llevó a cabo la escuela Básica Ribera Sur de Puerto Aysén, y que tuvo como objetivo relevar a todos aquellos protagonistas quienes, muchas veces de forma silenciosa, han sido los encargados de dar vida a este establecimiento educacional a lo largo de toda su historia.
Puerto Aysén.- Alumnos, apoderados, asistentes de la educación, profesores, ex docentes y ex directores fueron relevados en esta instancia, que tuvo lugar en dependencias del recinto Polideportivo 21 de Abril en la capital comunal, y que se convirtió en broche de oro para culminar el 32 aniversario de este recinto estudiantil, desde que iniciara sus funciones con el nombre que hoy la conocemos.
La actividad -a la que asistieron el alcalde de la comuna, Julio Uribe, junto a los concejales Rosa González, Silvia Klagges y Alejandro Soto; la directora de la Dirección de Educación Municipal, Tamara Villegas; Coordinador de la Corporación de Deportes, Jorge Villegas y la comunidad educativa, busco condensar durante sus dos horas de ceremonia la basta trayectoria de esta escuela, dando pinceladas a los hitos más importantes de su historia, destacando siempre a las personas que la conforman.
Bajo la tónica de superhéroes fueron reconocidos los alumnos y alumnas por sus diversas capacidades y talentos. Desde mejor rendimiento, aquellos que representan el espíritu Ribera Sur y las familias que encarnan los valores de escuela Ribera Sur, por la tarima recibieron su premio y reconocimiento Spiderman, Iron man, Mujer maravilla, Batman y Robin, ente muchos otros.
Hasta la cita arribaron, además, tres profesores quienes, en algún momento de sus vidas, estuvieron a cargo de los destinos de este establecimiento en el rol de director. Se trató de Angélica Segura, Oscar Serpa y Juan Alocilla. Ese último, quien liderara la escuela durante 21 años de su vida y que dio cuenta de su sentir tras esta importante actividad. “Fue muy hermoso reencontrarme con mis colegas. Siempre mantenemos relativo contacto, pero estos 18 meses de pandemia nos mantuvieron bastante aislados, así que fue muy emocionante. Muchos ex alumnos que a algunos no los recordé de inmediato, aun así, el abrazo es fraterno siempre. Esta escuela marcó mi vida, y la llevo siempre en mi corazón, y como dije hace un rato, quien no valora su pasado, no proyecta su futuro. Creo que la escuela va por un buen rumbo y los procesos son lentos. Lo importante es que vayan por ese buen camino. Agradezco haber sido invitado a esta ceremonia y las sorpresas que tuve. Agradezco a su personal, los reconozco siempre por lo que son y lo que permanentemente están haciendo”.
Porque son muchas veces los docentes quienes motivan e inspiran a sus estudiantes, se reconoció también a aquellos profesores y profesoras, quienes con sus lecciones, estilos y sellos particulares dejaron huella en todos aquellos que formaron. Asimismo, se relevó a todos aquellos funcionarios asistentes de la educación, quienes se encuentran próximos a acogerse a retiro, y quienes han sido esenciales en este recorrido y trayectoria de la escuela Básica Ribera Sur.
Uno de ellos fue Juan Cuyul, asistente de la educación que ha formado parte desde el inicio de la Escuela como tal, y que fue reconocido como pieza clave de la historia institucional del recinto estudiantil, relevando su trayectoria, compromiso, dedicación y amor por su trabajo y lo que hace.
“La verdad es que fue más que sorpresivo para mí. Terminaba de conversar con algunas personas, y uno siempre está lleno de sorpresas, lo sorprenden a cada rato. A lo mejor es por la cantidad de años que uno lleva porque la escuela en sí la conozco como la palma de mi mano, y por ella han pasado muchas generaciones, muchos niños. A veces me encuentro con adultos que me saludan, me preguntan si me acuerdo de ellos, y aunque a muchos no los puedo reconocer en el momento, después haciendo memoria, los recuerdo enseguida. Me sorprendieron, así que muchas gracias a todos quienes se preocuparon de esto, estoy feliz y agradecido de todos”.
Por su parte, satisfecho se mostró el director del establecimiento, Edgar Cáceres, quien dio cuenta de esta importante instancia, que marcará un precedente y cuya realización se convierte en el broche de oro del mes de septiembre, en que prepararon un sinfín de actividades para conmemorar como corresponde su 32 aniversario. “Queríamos no sólo destacar la alegría, lo heroico de nuestros niños, de nuestros estudiantes, de nuestras familias, sino recuperar la memoria y recuperar la memoria implica mirar hacia atrás y destacar toda la labor que hicieron muchos docentes años anteriores. No sólo docentes, sino que alumnos y ex directores que son parte de lo que uno hace hora. Todo lo que uno está haciendo fue pavimentado hacia atrás y eso hay que agradecerlo de todas maneras”.
El directivo agregó que “la idea era hacer un aniversario de manera distinta, por eso siempre hablamos de momentos de aniversario. Tuvimos actividades en el aula pintando mascarillas, yoga, payas, carreras de ensacado, almuerzo solidario, intervención urbana y hoy culminando con este cuadro de honor que es un hito dentro de las actividades que se habían destacado antes, esta es una de las dos ceremonias más relevantes después de la despedida de los 6to y, obviamente, le agrega un punto de gala a todo lo que hemos estado haciendo”.
Finalmente, la directora DEM, Tamara Villegas, agradeció que se efectúen instancias como éstas que vienen a entregar un bálsamo a la comunidad educativa, especialmente para quienes conforman la familia de la escuela Básica Ribera Sur. “Muy honrada por la invitación, agradecida del director, de todo el equipo directivo por esta oportunidad de poder acompañar a todos los estudiantes que fueron premiados. Superhéroes de ayer, superhéroes de hoy, través del reconocimiento que se hizo a la trayectoria y todo el trabajo de años de docentes, de ex directores del establecimiento. Fue una instancia bastante bonita, bastante original, bastante emotiva y llena de sentimientos”.