El año pasado y tras conocerse los primeros casos de Covid – 19 en la región, fueron los dirigentes sociales los primeros en levantar la voz y en pedir que se extremen las medidas preventivas para evitar que la pandemia se propague mayormente.
Aysen.- Es precisamente en este llamado a las autoridades y al ver la nula o escasa reacción de los representantes del ejecutivo que, muchas personas decidieron levantar barreras sanitarias o lugares de manifestación con el único objetivo de proteger a la ciudadanía.
Es mientras desarrollaban estas acciones con la finalidad de que el Gobierno reaccione que, fueron denunciados por Carabineros ante el Ministerio Publico por la ley anti – barricadas o que los mismos dirigentes sociales han decido llamar ley “Calisto”, ya que, este fue uno de los parlamentarios que la aprobó.
La mañana de este miércoles estaba programada una audiencia en el Juzgado de Garantía de Puerto Aysén, donde se pretendía avanzar en este caso, pero nuevamente se suspendió la instancia judicial debido a que un familiar de uno de los carabineros denunciantes estaría enfermo.
“Para variar, suspensión del juicio para el 20 de diciembre, nos reunimos todos acá con los testigos, una de las involucradas también que estaba vía zoom, pero hoy faltó Carabineros porque son quienes supuestamente tienen los medios de prueba, por el tema de salud de una hija creo se suspende el juicio para el mes de diciembre”, manifestó uno de los imputados, Carlos Díaz.
En términos generales, la acusación en contra de Díaz es que, habría sido uno de los dirigentes que comenzó una barricada en el acceso a Puerto Chacabuco y que en ese lugar habría estado desde la madrugada hasta la noche de un mismo día, algo que el dirigente aseguró es absolutamente falso.
Carlos Díaz, criticó la lentitud del sistema judicial y también a aquellos parlamentarios que han buscado criminalizar la protesta social y el derecho a manifestarse de la ciudadanía.