Cumpliendo todos los protocolos establecidos para el manejo de mortalidades de salmones, arribaron a la región del Biobío dos pesqueros de alta mar provenientes de la región de Aysén, con especies salmonídeas afectadas por las floraciones algales nocivas (FAN) a comienzos de mes. Las denominadas FAN, se manifestaron en un bloom algal que provocó que cinco centros de agrupaciones de concesiones acuícolas de Aysén reportaran mortalidades masivas, asociadas a la presencia de las microalgas nocivas.

Las empresas afectadas son Blumar S.A., Salmones Austral S.A, Camanchaca y Aquachile S.A. A lo anterior se suma un centro de la empresa Mowi Chile S.A. que activó su plan de contingencia por mortalidad masiva asociada a bajas de oxígeno. De acuerdo a lo notificado por los titulares de las empresas, la biomasa afectada (mortalidad) era de 3.550 toneladas, las que fueron retiradas en su totalidad (100%).

La mortalidad ha sido tratada mediante sistemas de ensilajes y retirada desde los centros de cultivo en condiciones óptimas, es decir, sin signos evidentes de descomposición, con destino a plantas reductoras, según lo establecido en los planes de contingencias.

Iván Oyarzún, director regional de Sernapesca Biobío, informó que “los PAM Erika y Duqueco, arribaron a Talcahuano hace unos días y realizaron en completa normalidad el proceso de descarga de 1.353,98 toneladas en la planta Landes, para posteriormente derivar la carga en camiones herméticos a la planta de elaboración, y dar así un uso de materia prima para confección de harina o aceite, evitando que se destinen como desechos”.

La región del Biobío ha demostrado estar preparada para apoyar la adecuada gestión de eventos de mortalidad masiva generados por contingencias ambientales, siempre dentro del marco de los protocolos establecidos por el Reglamento Ambiental para la Acuicultura. “Para este tipo de procedimiento existen protocolos establecidos en la Declaración de prealerta acuícola contenida en el Reglamento Ambiental de Acuicultura, y por eso estamos coordinados con la Autoridad Marítima, la Superintendencia de Medio Ambiente y la Seremi de Salud” agregó Oyarzún.

Cabe indicar que esta materia prima y sus aguas residuales son sometidas a un proceso térmico y a la incorporación de elementos químicos en el tratamiento, sin que ningún elemento se destine a vertederos o rellenos sanitarios.

Finalmente, desde Sernapesca indicaron que mantendrán la vigilancia en la zona mediante sistemas de monitoreo satelitales, remotos, cruce de información y presencial, manteniendo la alerta a los cambios climáticos que pudieran modificar la condición ambiental actual.