Detectives de la Brigada de Investigación Criminal Aysén de la PDI, detuvieron en las últimas horas a un joven de aproximadamente 23 años, quien amenazó a su pareja con lo que inicialmente se creía era un arma de fuego.
Puerto Aysen.- Luego del trabajo policial se determinó que el arma era de aire comprimido, según lo informado por el jefe (s) de BICRIM, Subcomisario Hans Suazo Sanhueza.
“A raíz de una denuncia que recibimos en la sala de guardia del cuartel de Puerto Aysén, donde se denunciaba que una persona de 21 años estaba siendo víctima de violencia intrafamiliar y amenazas, presumiblemente con un arma de fuego. A raíz de esto, los detectives de la Prefectura Provincial Aysén se abocaron a efectuar diversas diligencias dentro de la comuna, logrando ubicar al imputado de los hechos en horas de la tarde en el sector céntrico de Puerto Aysén, lugar donde se procedió a su detención en forma flagrante por el delito de violencia intrafamiliar y amenazas reiteradas”.
Al momento de efectuar las diligencias para encontrar el arma con que el imputado habría amenazado a su pareja, los detectives logran advertir que en el auto del sujeto había droga, específicamente cannabis sativa.
“Se procedió a revisar el vehículo en el cual se movilizaba esta persona, a fin de ubicar el arma, además, de ubicar está en poder del sujeto, se ubicó cannabis, droga que equivale a alrededor de 12 dosis de esta sustancia. Informándose los antecedentes al Ministerio Publico, quienes instruyeron infraccionar al sujeto conforme al artículo 50 de la ley 20.000 y dejarlo apercibido, conforme al artículo 26 y a espera de citación por el delito de amenazas. Cabe hacer presente que el arma que se utilizó para este delito, es un arma de fantasía y de aire comprimido”, detalló el Subcomisario Suazo.
Los antecedentes de este caso fueron remitidos tanto al Ministerio Publico como al Tribunal de Familia de Puerto Aysén, este último determinó la medida cautelar en favor de la víctima y su hija, donde el imputado tiene prohibición de acercarse a ellas o al domicilio, por el plazo que dura la investigación, fijado en 90 días.