Al menos 8 internos de la sección imputados del Centro de Detención Preventivo de Puerto Aysén, se encontraban desarrollando una huelga de hambre desde el día 13 de abril, aduciendo una serie de situaciones que les estarían afectando.

Puerto Aysén.- Recién en la jornada del miércoles 20 de abril decidieron deponer la medida de presión, ya que habrían acordado con Gendarmería tomar en cuenta algunos de sus requerimientos.

Dentro de lo que estaban planteando y eran parte de sus molestias, “hostigamiento interno”, “abuso de poder”, “mala alimentación y prohibición de los alimentos que llevan sus familiares”, además, “dos internos serian alérgicos a las frazadas fiscales, ya que, por su calidad les irritarían la piel”.

En un documento expresaban durante los primeros días de la huelga de hambre que, “nuestra huelga de hambre es porque no se cumplen las necesidades básicas, ya que pasamos demasiada hambre y frio”, señala el escrito.

Todos estos inconvenientes planteados por los internos, habrían sido revisados por Gendarmería y este miércoles los internos del área imputados, decidieron bajar la huelga, ya que, la mayoría de sus requerimientos estarían siendo cumplidos.