Puerto Aysen.- Noticia mundial ha sido la presentación de la renuncia de casi la totalidad de los Obispos Chilenos ante el Papa Francisco, existiendo dos que no lo hicieron, uno de ellos fue el Obispo de Aysén, Luis Infanti de la Mora, aduciendo su calidad de Vicario Apostólico, o sea, es el Santo Padre en Aysén.

En las últimas horas, esta autoridad de la iglesia católica estuvo en el programa “el informante” de TVN, ocasión en la que fue consultado por los abusos que habrían cometido sacerdotes en contra de menores, en el conocido hogar denominado Villa San Luis de Coyhaique, ante lo cual, el Obispo Infanti, dijo que “sinceramente, no había escuchado esto”.

Quien no creyó para nada las palabras de Monseñor Infanti fue el Alcalde de Aysén, Oscar Catalán y en su particular estilo, emplazó a la autoridad eclesial indicando que, “el Obispo mantuvo un silencio abismante, ante una realidad grotesca”.

“Aquí hay una veintena de chicos violados sistemáticamente y la verdad es que el Obispo mantuvo un silencio abismante, ante una realidad grotesca. Además, cuando uno lee el reportaje que hoy se difunde en las redes sociales, la verdad es que dan ganas de vomitar, uno se indigna claramente de lo acontecido, por tratarse de chicos en situación socioeconómica irregular, con hogares a veces mal constituidos, simplemente la verdad es que aquí imperó el silencio frente a lo que les aconteció”.

El Alcalde Catalán, no se quedó ahí y endureció la crítica hacia el Obispo Luis Infanti, tratándolo de “mentiroso”, manifestando su incredulidad al no poner a disposición de la justicia a los sacerdotes que protagonizaron abusos en la Villa San Luis.

“Si bien es cierto, luego de esto hubo una denuncia que se hizo en la Policía de Investigaciones, pero se hizo muy a posterior y por los afectados y lamentablemente los tres religiosos siguieron con su vida normal, incluso algunos están hoy trabajando en el sacerdocio, uno en España, otro en Rancagua y el tercero desconozco donde, pero bien lo sabe el Obispo. Cuando (el Obispo) fue consultado por el periodista en televisión, ¿Por qué no había hecho la denuncia por estos tres religiosos?, él dijo que no sabía dónde se ubicaban, la verdad es que el Obispo miente descaradamente. Son 2.200 sacerdotes en Chile, no más que eso, si uno quiere saber donde trabajan puede recurrir a algún superior jerárquico o alguna oficina que me imagino tiene el Vaticano para saber dónde se encuentra su gente o como son tan pocos, dirigirse a la autoridad eclesiástica donde se labora. O sea, el Padre Obispo, descaradamente, a mi juicio, miente”.

Respecto a la investidura eclesiástica, que el propio Infanti ha señalado que él sería el Papa en la región de Aysén, el Alcalde Oscar Catalán, cree que, “el ego del Obispo es tan elevado que llega a ser tan cara de palo, que no me extrañan ese tipo de respuestas. O sea, aunque represente al Papa, eso no lo excusa de poner a disposición de su superior jerárquico su cargo y sobre todo cuando existen estos antecedentes tan grotescos, tan macabros, para que sea este superior jerárquico el que decida su suerte. Más aun debió hacerlo, cuando él (Obispo) encubrió una situación que a mi juicio, quizás es la más grave del país”.

“El Obispo, que vive a escasas cuadras del lugar y que seguramente por ser tan chica la ciudad conocía muy bien la situación y mantuvo un al menos dudoso silencio, respecto a la conducta de los encargados de vigilar a los niños que estaban en situación social de riesgo. La verdad y perdónese lo que voy a decir, creo que allí estuvo el gato cuidando la carnicería, la verdad es que hicieron lo que quisieron con esos niños”, sentenció el Alcalde Oscar Catalán.