El Juzgado mixto de Puerto Aysén, tribunal piloto a nivel regional en el tratamiento de drogas y alcohol (TTD), tuvo el – jueves 28 de marzo- su primera audiencia respecto de un imputado con adicción problemática. Instancia que fue presidida por el magistrado Patricio Silva Pedreros, quién valoró la disposición de esta persona para someterse a un programa que busca rehabilitar y reinsertar en la sociedad en un plazo de un año.

“Se desarrolló la primera audiencia del programa TTD, con un imputado que estaba siendo investigado como autor del delito de lesiones menos graves en contexto de violencia intrafamiliar. Sujeto que al momento de ser detenido y formalizado presentaba una evidente situación de consumo problemático de alcohol. Lo cierto es que esta persona se le hicieron las consultas y él manifestó su disposición para someterse al tratamiento de alcohol y drogas”, explicó el juez Patricio Silva.

El magistrado agregó que “luego de efectuarse las coordinaciones con el Servicio de Salud de Aysén, se llegó a la conclusión de que era una persona que reunía los requisitos y en consecuencia estaba apto para dar inicio a este tratamiento”.

En este contexto y con la participación de los abogados de la defensoría penal pública y Ministerio Público se desarrolló la audiencia en la cual se suspendió condicionalmente el procedimiento.

“Una de las condiciones que se le explicó al imputado y que aceptó de manera voluntaria es que debe someterse a 15 días de internación en el hospital local, para su desintoxicación y se prevé que sea ingresado en un recinto de estadía por un tiempo aproximado de 6 meses”, sostuvo Silva.

Esta primera audiencia se convierte en un hito de este programa de tribunales de tratamiento de drogas y alcohol en la región, ya que según calificó el juez Silva “esta es una posibilidad para salir adelante para aquellos imputados primerizos en la comisión de ilícitos sancionados penalmente y que tienen dependencia de drogas. La idea es que esta persona pueda dejar el consumo problemático de alcohol, y en definitiva reinsertarse socialmente, ya que es una persona casi en situación de calle, con consumo diario de destilados, de manera que si todo anda bien, poniendo todos los actores nuestro mejor esfuerzo, podremos para recuperar a esta persona”.

Comentó además que “en este caso concreto fijamos una audiencia de seguimiento, que es a un mes a contar de la primera audiencia, por lo que esperamos un informe con la desintoxicación del imputado, y en lo sucesivo los profesionales del Servicio de Salud que llevan a cabo esta rehabilitación nos vayan informando de cómo esta adhiriendo el imputado el tratamiento. Las audiencias de seguimiento son 12, una mensual, y luego de un año veremos si tenemos un resultado favorable de este primer imputado que accedió de manera voluntaria al programa”.

Quiénes pueden acceder a este programa

“Lo principal es que la persona sea primeriza, es decir que no tenga condenas por delitos y que la causa por la que fuera formalizado permita una posibilidad de suspensión condicional del procedimiento, de manera que la pena a la que se exponga no sea superior a 541días de privación de libertad, y como requisito fundamental es que este inmerso en el consumo problemático de drogas o alcohol”, indicó el magistrado a cargo del programa.

Recordar que en noviembre del año 2018 se desarrolló un inédito paso en materia de justicia terapéutica en la región de Aysén, instancia donde instituciones como la Seremi de Justicia, el Poder Judicial, Fiscalía, Defensoría, Servicio de Salud y Senda firmaron un protocolo de acuerdo sobre Tribunales de Tratamiento de Drogas y Alcohol, instancia donde se nombró al Juzgado mixto de Puerto Aysén, como el tribunal piloto en la jurisdicción.