Señor Director:
El día 24 de noviembre del presente, su medio publicó una acusación hecha por una ex trabajadora de Aguas Patagonia, dado lo anterior, corresponde realizar una serie de aclaraciones, particularmente con las afirmaciones incorrectas que realiza su defensa.
Es del caso señalar, que en agosto de 2017 se produjo el incendio de la oficina de Puerto Aysén de la empresa y pérdida de dineros de la misma. Es por dicha razón, que la empresa Aguas Patagonia presentó una querella por los delitos de incendio y hurto en contra de quienes resultasen responsables. La empresa que dirijo, jamás interpuso una querella nominada contra la señora Zúñiga, como se señala en el artículo.
La investigación fue llevada a cabo por la Fiscalía local de Puerto Aysén, quien ordenó diligencias probatorias que llevaron a ésta a solicitar la formalización de investigación en contra de la señora Zúñiga. Fue ese organismo persecutor quien, además, solicitó medidas cautelares en contra de la imputada, algo que no puede ser solicitado, en una investigación penal, por un privado, como es el caso de nuestra empresa.
Por último, la Fiscalía Local de Puerto Aysén, decidió no perseverar en la acusación debido a que no se reunieron antecedentes suficientes para formular acusación, decisión que nuestra empresa no impugnó.
Aguas Patagonia, como cualquier privado o ciudadano afectado por delitos de la gravedad señalada, ejerció su derecho de accionar ante la Justicia, hecho que hizo, como ya señaló, de manera innominada persiguiendo la responsabilidad de quienes resultasen responsables, y dentro del marco de la legislación vigente.
En Chile, corresponde a la Fiscalía y no a los privados, llevar adelante las investigaciones en conjunto con las policías, así como solicitar medidas cautelares, como las decretadas en este caso, al Juzgado de Garantía correspondiente. Lo mismo ocurre con la facultad de no perseverar en la acusación, facultad entregada al Ministerio Público.

Franz Scheel Nagel
Gerente General
Aguas Patagonia S.A.