Con el objetivo de mantener activa la participación social de los adultos mayores, así como potenciar el contacto con grupos etareos de otras generaciones y desarrollar distintas habilidades, se llevó a cabo el proyecto denominado “Conecta2: Integralmente entre Generaciones”, que permitió a adultos mayores del Hogar San Bernardo en Puerto Aysén conjuntamente a diez estudiantes de la escuela Despertar participar de un taller de manualidades durante ocho meses.

Es así que esta iniciativa -financiada por el Gobierno Regional y ejecutada por la Ilustre Municipalidad de Aysén-, culminó con una serie de exposiciones en Puerto Chacabuco, Puerto Aysén y Villa Mañihuales, hasta donde arribaron los adultos mayores y niños mostrando sus bellos y delicados trabajos.

Así lo dio a conocer la directora técnica del Hogar San Bernardo, Liliana Mayorga quien destacó la importancia de esta iniciativa, que se desarrolló semanalmente desde abril a noviembre de 2019 donde la monitora del taller, Cristina Pustela enseñó diversas técnicas respecto a manualidades. “Participaron todos los adultos mayores del hogar en este proyecto que nació como una forma de mantenerlos activos en primera instancia, así como desarrollar distintos tipos de habilidades tanto físicas, cognitivas, motoras y poder potenciar y reforzar también las habilidades sociales”.

“El interés que demuestra la gente por su trabajo ha sido estupendo, porque eso crea una conexión entre ellos con la comunidad. Donde hemos estado, han podido conversar, reír y los mismos niños han estado encantados con sus trabajos”, agregó la profesional.
Respecto a la relación con la escuela Despertar, la directora técnica del hogar señaló que “esta alianza viene ya hace tres años atrás. Es un vínculo muy bonito que el se ha generado, se han creado lazos afectivos entre ambas generaciones, han compartido experiencia de vida, siempre en un ambiente de respeto y colaboración, que esperamos se mantenga en el tiempo”.

Efraín Asencio, residente del hogar San Bernardo desde hace más de un año y participante del taller de manualidades indicó que la actividad “me parece bien, muy bien, porque aprendimos y ahora vinimos a mostrarlo acá. Cuando inicié el curso no sabía nada. Compartimos siempre con los niños de la escuela Despertar, cuando salimos de paseo, en las clases”.

Por su parte, Héctor Marchant, quien también vive en San Bernardo y fue parte de esta iniciativa manifestó que “esto es hermoso, el taller muy bueno, hay veces que estamos bien de salud otras mal, así que importante poder hacer todo tipo de actividades. Con los niños de la escuela despertar fue muy lindo trabajar juntos, muy entretenido. Es una bonita experiencia además que hacemos dibujos, monitos de greda, todo eso se hace”.
“Llevo un año y medio viviendo en el hogar. Estoy contento, muy buena atención la que nos dan. La señora Liliana es muy buena persona, nos tratan muy bien, así que muy contento”, finalizó don Héctor Marchant Saldivia.