Aysen.- Un grupo de cerca de 50 personas zarpó este sábado 11 de abril, desde el puerto Koshifas en Puerto Montt, con destino directo a 8 centros de cultivo de Mowi Chile que se ubican en la región de Aysén.

Esta decisión se enmarca dentro de una serie de medidas preventivas que ha adoptado la compañía producto de la pandemia, como son la de extender los turnos a 21×21 días; poner como requisito que todo el personal que ingrese a turno responda su declaración de salud, tenga un test PCR negativo, haga el refuerzo de capacitación preventiva; y se ocupe para el traslado de personas un corredor marítimo directo que reduzca los riesgos de contagio al evitar la recalada en los puertos.

Fernando Villarroel, gerente general de Mowi Chile, menciona que “escuchamos las aprehensiones que la comunidad y autoridades de Aysén manifestaron respecto al alto tránsito de personas que genera la industria, en tiempos de pandemia. Es así que optamos por esta opción marítima directa, que no tiene recalada en ningún puerto de la región, sino que deja a nuestro equipo directo en sus puestos de trabajo”.

Respecto a la aplicación del test, Villarroel menciona que “es de suma importancia en estos tiempos de incertidumbre, que las personas de nuestro equipo y sus familias entren a su trabajo con la tranquilidad de encontrarse en buen estado de salud. 21×21 días es un turno extenso, que implica un gran sacrificio personal y familiar, por tanto, es importante poder entregar esa calma. Así que, aunque sabemos que la disponibilidad del test es bastante limitada, en esta ocasión pudimos aplicarlo a todo el grupo y haremos todos los esfuerzos para seguir haciéndolo a los equipos que ingresen en los próximos días”.

Para finalizar, el gerente de Mowi se refiere a la importancia que tiene para la compañía, la salud y seguridad de las personas y sostiene que “para nosotros es fundamental que nuestro equipo se sienta cómodo y seguro, razón por la cual elegimos una embarcación de primera, que es segura y cuenta con todas las comodidades y espacio interior que se requiere en estos tiempos en que guardar distancia es fundamental”.

La embarcación elegida para este trayecto es el Skorpios II, nave mayor que tiene las instalaciones y servicios para realizar un viaje tranquilo y seguro. La travesía de ida y regreso, suma cerca de 60 horas de viaje. Hoy 14 de marzo partió el segundo grupo con destino al Fiordo Aysén y se planifica hacer dos viajes mensuales y mantener este sistema al menos por 3 meses, sometido a reevaluación.