Nuestras futuras mamá tienen muchas preguntas y preocupaciones sobre el embarazo y la enfermedad por coronavirus. Una de las interrogantes frecuentes es si hay mayor riesgo de contagiarse por estar embarazada o si hay mayor riesgo de complicarse al tener la enfermedad.
Puerto Aysen.- “La evidencia recolectada actualmente, a pesar de que los datos son limitados, revela que la infección por coronavirus no supone un cuadro de mayor gravedad en las embarazadas, ya que se encuentran, en un grupo de pacientes jóvenes y sanas. Más del 80% de los casos de COVID-19 en embarazo son asintomáticos o con síntomas muy leves” expresó la Dra. Nadja Bermúdez, Jefa de Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital de Puerto Aysén.
“Por lo general, esta enfermedad no es agresiva en la gestante. Sin embargo, siempre es importante recalcar que las pacientes embarazadas tienen dos características importantes. La primera supone que el embarazo es un estado de inmunosupresión fisiológica, es decir, que tienen las defensas disminuidas y segundo, tienen una mayor exigencia respiratoria, lo que las hace más susceptibles a cualquier complicación o infección viral”, añadió la Dra. Bermúdez. Es por esto que es fundamental que las embarazadas estén informadas sobre esta enfermedad, ya que la información corresponde al mejor medio para luchar contra el miedo y la preocupación.
“La evidencia indica que el riesgo de transmisión a través de la lactancia es muy poco probable. Sin embargo, se debe evitar el contacto piel a piel en aquellas pacientes con COVID-19 confirmado hacia su recién nacido”, afirmó la ginecóloga del Hospital de Puerto Aysén. Se debe separar temporalmente al recién nacido de la madre para determinar si está infectado y una alternativa para la lactancia es la extracción de la leche y su posterior administración en mamadera. Esta administración debe realizarse con todas las medidas de higiene, uso de mascarilla, lavado de manos antes y después del contacto, limpieza de la piel de la mama o de las superficies que puedan estar en contacto con la boca del recién nacido. La decisión sobre la lactancia debe realizarla la paciente junto a su equipo médico, siempre de acuerdo con el estado materno y al estado neonatal y también en base a los conocimientos actualizados que se tengan en ese minuto sobre el COVID-19.
Otro punto importante a recalcar, es que la enfermedad por coronavirus no influye en la decisión sobre la vía del parto, manteniéndose las indicaciones habituales sobre el parto vaginal y la operación cesárea.
“Nuestro mensaje a las pacientes embarazadas es extremar las medidas de prevención y salir solo en casos estrictamente necesarios” concluyó la Dra. Nadja Bermúdez. En caso de síntomas respiratorios o síntomas asociados al embarazo, se debe acudir al Servicio de Urgencia. En caso de síntomas leves o dudas sobre acudir a la Urgencia, pueden llamar al Fono Mamá 944 984 388, donde serán atendidas por ginecólogos del Hospital Regional de Coyhaique.