Los dirigentes sindicales afirman que, Unimarc, “es una empresa que con la situación actual está exponiendo a sus trabajadores, por ende, debería ser un poco más razonable y sociable para negociar sueldos dignos para sus trabajadores”.

Aysen.- En estos días se desarrolla el proceso legal de negociación colectiva entre el sindicato de trabajadores y ejecutivos de la Unimarc Puerto Aysén, instancia que a razón de la contingencia sanitaria se ha vuelto compleja de poder avanzar. Así lo dio a conocer el presidente del gremio en la porteña ciudad, Marcos Maripillan.
“Estamos en el comienzo de una negociación colectiva con la empresa, la cual se ha hecho bien dificultosa por el tema Covid y por la negativa que tiene la empresa frente a esto. Los pasos que siguen es entrar de lleno a una conversación con la empresa, porque ellos nos envían sus asesores, sus abogados y ahora vamos a entrar a la etapa de conversación directa con ellos y ver realmente que es lo que ofrecen para nuestros socios y para las familias que trabajan en el supermercado Unimarc de Puerto Aysén”.
Maripillan, agregó que, “la fecha de término de la negociación es el 23 de julio, pero tenemos todos estos días para entrar a la votación de la huelga y todos los pasos que siguen en un proceso de negociación. De nuestra petición, fue negativo prácticamente en todos los puntos, de los treinta puntos que enviamos, fue un no, porque no se encontraban en una situación económica para negociar. Ahí es donde tenemos que entrar nosotros a luchar por lo que se merece la gente”.
Por su parte, Roberto Chiguay, tesorero del sindicato de trabajadores Unimarc Puerto Aysén, se refirió a los puntos que estarían quedando fuera de la negociación. “Cuatro puntos que por temas específicos en la forma de escribir están quedando fuera, Unimarc nos está quitando piso y nosotros vamos a tener que luchar con los compañeros para que esto no ocurra y cerciorarnos que esta vez el nuevo contrato colectivo no tenga ninguna falla, que pueda afectar una negociación futura. Nosotros contamos con 77 socios, de un total de 79 que trabajan en el supermercado”.
Por último, los dirigentes enfatizaron en el llamado a la empresa, a sus ejecutivos a negociar, “que dejen los egos, en realidad, nosotros no estamos pidiendo nada que no creamos merecer. Es una empresa que con la situación actual está exponiendo a sus trabajadores, por ende, debería ser un poco más razonable y sociable para negociar sueldos dignos para sus trabajadores”.