Esta semana la Fiscalía local de Puerto Aysén, formalizó cargos en contra de tres dirigentes tanto de Aysén como de Chacabuco, debido a su participación hace algunos meses en barricadas, donde se exigía a las autoridades extremar las medidas preventivas y de cuidado a la población, a raíz del notorio aumento en los casos positivos de Covid – 19.
Puerto Aysen.- En el Tribunal se les ofreció a los dirigentes una salida alternativa, mediante lo que se conoce como, suspensión condicional del procedimiento, instancia que deja sin efecto las indagatorias por un periodo de un año, si en ese tiempo los imputados vuelven a cometer el mismo ilícito, se retoma la causa, continua la investigación y son llevados a juicio.
Sin embargo, los tres acusados decidieron no aceptar la salida alternativa y solicitaron continuar el proceso hasta llegar a juicio, donde esperan demostrar su inocencia y dar cuenta de que su actuar solo buscaba proteger a la comunidad ante un brote que aumente considerablemente los casos, como efectivamente ocurrió en los últimos meses.

“Lamentable que se persiga a dirigentes por querer proteger la vida y salud de la región”.

“Es lamentable que se den estas situaciones en el contexto que vivimos, como es esta crisis sanitaria mundial. Nosotros tuvimos que salir a manifestarnos como una medida de presión extrema, ya que, no se respetaron acuerdos ni diálogos que se habían sostenido entre las autoridades regionales y los dirigentes de Puerto Chacabuco que estuvieron desde un comienzo pidiendo distintas medidas de protección, de prevención de este virus en nuestra región y principalmente porque en ese momento se sabía la trazabilidad y los focos de infección, que principalmente venían de la industria acuícola. A ellos se les solicitaron en la misma manifestación distintas medidas, las cuales abordaron e hicieron cumplir dentro de lo que pudieron, ya que, las autoridades y el descontento general que se provocó fue principalmente por haber revocado las resoluciones sanitarias fijadas en los mismos acuerdos con la comunidad local, ellos los normaban a través de resoluciones sanitarias, en las cuales, se les exigía a todos por igual las mismas medidas, como por ejemplo, el traslado de sus trabajadores. Entonces, es lamentable que se persiga a vecinos y dirigentes por querer proteger la vida y salud de una comunidad completa e incluso la región”.
Camila Salas, añadió que, “esto claramente es una medida de amedrentamiento a quienes expresan lo que pasa y a quienes hacen valer sus derechos, el acceso a la salud como está garantizado en nuestra Constitución. En sí, aquí quedan al descubierto los problemas que tenemos que ir subsanando, dentro de ello es avanzar en temas como la participación ciudadana, como se toman las decisiones y sobre todo, que leyes son las que se impulsan en nuestro país y con qué fines. Ya que, esta ley anti barricadas, busca amedrentar, perseguir y criminalizar la protesta social que es legítima y sobre todo es lamentable porque quienes impulsan este tipo de leyes y las votan, son incluso parlamentarios de la región, como lo es el Diputado Miguel Ángel Calisto y otros a nivel nacional”, indicó la dirigenta de Chacabuco.