“Es una emoción, un sueño hecho realidad”. Así reaccionó Yoseline Coñoecar, presidenta del Comité No Tengo Casa Propia, luego de recibir la carpeta con el subsidio habitacional que le permitirá seguir con la ilusión intacta de ver su casa propia finalizada dentro de algunos meses.

Y es que en el mismo terreno en que serán emplazados sus hogares, las 50 familias de dicho comité, recibieron sus certificados. “No hay palabras para definir este momento, es mucha felicidad. Estoy muy contenta por todo lo que hemos logrado hasta ahora. O sea, ya es un avance y estoy feliz, igual por todos los socios del comité”, recalcó la dirigenta.

“Hemos pasado hartas cosas, pero hemos sido un comité que hemos estado súper tranquilos y hasta callados, pero nos han resultado bien las cosas hasta el momento y la verdad es que no tengo palabras, más que felicidad en el corazón. Ahora a esperar que nos construyan nuestras viviendas”, finalizó una emocionada Yoseline Coñoecar.

Por su parte, el Seremi de Vivienda, Diego Silva, valoró los esfuerzos realizados, ya que “teníamos que poner el acelerador y lo hicimos. Como Gobierno estamos cumpliendo ese compromiso y seguimos trabajando fuertemente en la reactivación económica, acompañado de una fuerte recuperación social también, así que estamos muy contentos de poder ya estar trabajando en estos terrenos donde hicimos una compactación dinámica, un proceso único en la región, para asegurar que las familias puedan vivir tranquilas”, subrayó la autoridad.

Por su parte, el Director del Servicio de Vivienda y Urbanización (Serviu), Nelson Quinteros explicó el simbolismo de entregar los subsidios habitacionales en el terreno que ya está completamente habilitado para iniciar la construcción de las viviendas. “La experiencia nos dice que a veces tener un subsidio o tener un documento y no empezar obras, genera una ansiedad tan grande como no tener nada. Entonces en este caso hicimos el ejercicio de entregar el subsidio casi en paralelo con el inicio de obras. Estamos entregando estas carpetas en un terreno que ya está habilitado y apto para construir viviendas”, destacó el Director del Serviu.

El proyecto, que será ejecutado por la empresa constructora L y D, contempla la construcción de 47 viviendas de dos pisos y 3 edificaciones habilitadas para personas con movilidad reducida, de un piso.