El espacio de más de 1.700 m2. busca constituirse como un espacio interactivo de encuentro intercultural, extensión y comercio artesanal y gastronómico, con sello e identidad regional. Cuenta con una sala multimedia que permitirá a los visitantes navegar por la gran diversidad de la oferta alimentaria chilena, auditórium, sala multiuso, restaurant y tienda para la comercialización de diferentes productos locales.

Hasta los pies del Cerro Ñielol, en Temuco, llegó esta tarde la Jefa de Estado, Michelle Bachelet, acompañada por el ministro de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, para inaugurar el pabellón “El amor de Chile” en La Araucanía, edificio que participó en la Expo Milán 2015, una de las ferias internacionales más importantes del mundo. Dada la sustentabilidad con que se desarrolló el proyecto, se decidió trasladar este edificio a Chile, tal como se hizo con el que se construyó para la Feria Universal de París en 1889, que desde 1993 acoge el Museo Artequín, en Quinta Normal.

“Este pabellón ha llegado al lugar que le pertenece, al corazón profundo de Chile. Su madera y diseño nos representó, sirvió para acoger a visitantes de todo el mundo, para dar a conocer nuestra cultura diversa, y hoy regresa a casa para volver a abrir sus puertas desde La Araucanía”, resaltó la máxima autoridad nacional.

Este nuevo espacio interactivo de encuentro intercultural, con sello e identidad regional, cuenta con tres niveles, con una estructura predominantemente hecha en madera y acero. Tiene una sala multimedia que permitirá a los visitantes navegar por la gran diversidad de la oferta alimentaria chilena, auditórium, sala multiuso, restaurant y tienda para la comercialización de diferentes productos locales.

La Presidenta Bachelet valoró esta nueva obra y subrayó que “en estos años he podido ver cómo esta hermosa región ha logrado grandes avances, lo que no quiere decir que no falte mucho más por avanzar, pero hay avances que tenemos que reconocer: cómo han cambiado sus ciudades y sus pueblos, cómo han mejorado sus caminos, escuelas y centros de salud”. No obstante, añadió que “también he visto, con mucha frustración, cómo grandes deudas de nuestra historia siguen persistiendo aquí, provocando dolor, desigualdad y división.Y es por eso que en La Moneda yo pedí perdón a nombre del Estado, por la deuda que hemos tenido con nuestro pueblo mapuche y con La Araucanía”.

Respecto al trabajo realizado por el Gobierno en la Región, la Gobernante se refirió a la implementación de un plan especial de desarrollo para las comunas de Carahue, Puerto Saavedra, Toltén, Teodoro Schmidt y Nueva Imperial, con un fondo especial de inversión, mediante el cual el año pasado se aprobaron 647 millones de pesos para mejorar caminos y este año se estima una inversión de 2 mil 200 millones de fondos adicionales; los recursos del Fondo de Convergencia Regional, por más de 1.625 millones de pesos, para dar soluciones concretas a los problemas de acceso a agua potable rural y energía de Angol, Collipulli o Traiguén.

También, recalcó que en estos años se duplicó la cantidad de kilómetros de pavimentos básicos, se mejoró el estándar de los caminos en comunidades indígenas y la conectividad del eje de conexión longitudinal con las regiones de Los Ríos y Biobío. Además, se duplicó la inversión en viviendas, permitiendo entregar 81.670, junto con otras 3 mil viviendas rurales que incorporan la cosmovisión mapuche en su arquitectura.

En educación, mencionó la remodelación de la escuela Augusto Winter en Saavedra, del colegio Mundo Mágico aquí en Temuco, o del Liceo James Mundell en Cholchol o la construcción de los bellos complejos educacionales Darío Salas en Carahue y Nueva Alborada en Teodoro Schmidt; los 5.617 nuevos cupos en salas cunas y niveles medios, con la construcción de 98 establecimientos; y los más de 20 mil jóvenes beneficiados con la gratuidad en la educación superior.

Y en salud, destacó los nuevos Hospitales de Lautaro y el de Pitrufquén y que avanzan en su construcción los hospitales de Angol, Cunco, Carahue, Padre las Casas y Curacautín. Además, en pleno proceso de licitación se encuentran el Hospital Intercultural de Makewe y los hospitales de Vilcún, Villarrica, Collipulli y Lonquimay.

La Mandataria puso énfasis en que “no basta con los avances sectoriales. Lo que se necesita es una mirada integral, surgida desde La Araucanía y que marque un cambio para que al fin exista un nuevo trato con el Estado.

Por eso que frente a la multiplicidad de tareas y a la complejidad de los retos, y como fruto del diálogo y del intercambio, propusimos un Plan de Reconocimiento y Desarrollo de La Araucanía, para hacer frente a un historia de desencuentros y postergación de la región y del pueblo Mapuche” y resaltó que “no solamente se contempla un refuerzo de la inversión sectorial para superar una evidente situación de retraso, sino también un mayor reconocimiento político y cultural de nuestros pueblos originarios y, al mismo tiempo, protección y apoyo a las víctimas de la violencia en la región”.

Finalmente, señaló que “este es el camino que hemos tomado, ese es en el que debemos perseverar: corrigiendo lo que haya que corregir y valorando los cambios que en conjunto pudimos impulsar. Respetando la diversidad tan característica de la región, creando condiciones para un entendimiento duradero, que es lo que todos anhelamos”.