El Presidente de la República, Sebastián Piñera, acompañado de su par brasileño, Michel Temer, anunció el inicio de la negociación de un Acuerdo de Libre Comercio (ALC) centrado en la liberalización arancelaria, para así modernizar la relación bilateral existente entre ambos países.

Brasil.- En este acuerdo, cuyo proceso se espera concluir durante este año, se buscará incorporar estándares en materia de facilitación de comercio, aspectos regulatorios, comercio electrónico y comercio de servicios, en otros.

“Por de pronto vamos a iniciar y con un sentido de urgencia las conversaciones para tener un acuerdo de libre comercio entre Brasil y Chile, algo que nosotros siempre hemos anhelado, Brasil también y ahora lo vamos a transformar en realidad”, aseguró el Jefe de Estado.

La suscripción de este acuerdo entregará una mayor certeza jurídica en distintas disciplinas del comercio, ayudando a diversificar aún más la actual canasta exportadora.

Brasil es actualmente el tercer mayor socio comercial de Chile, siendo superado únicamente por China y Estados Unidos. En 2017, el intercambio comercial entre Chile y Brasil superó los US$ 9 mil millones.

“Chile es el segundo principal socio de Brasil en América del Sur con un comercio que no solamente es muy robusto sino que está creciendo con mucha fuerza. Pero además Brasil es el primer destino de las inversiones chilenas en el extranjero, con más de US$ 30 mil millones”, aseguró el mandatario.

Adicionalmente al ALC, se firmó un acuerdo de compras públicas entre Chile y Brasil que permitirá establecer un marco común de principios y normas para su comercio bilateral en esta materia, con miras a expandir las oportunidades comerciales, bajo condiciones de transparencia, igualdad y no discriminación, lo que permitirá promover el crecimiento económico de ambos países, además de estimular las inversiones bilaterales, competitividad de sus empresas en los mercados globales y la eficiencia por parte de las entidades públicas compradoras.

Brasil representa el mercado de compras públicas de mayor envergadura en toda la región, con transacciones equivalentes a entre un 10% y 15% de su PIB, según datos del Ministerio d Planeamiento de Brasil, lo que representa entre US$ 179.600 millones y US$ 269.000 millones.

Además, se firmó un acuerdo para asegurar la no discriminación a inversionistas e inversiones de ambos países en materia de Servicios Financieros, garantizándoles un trato igualitario al de las inversiones e inversionistas nacionales.

Por otra parte se activarán instancias bilaterales en seguridad social, energía, cooperación antártica, biocombustibles, educación y emprendimiento.